sábado, 2 de febrero de 2008

aMiGo InViSiBle 1


Llevo un tiempo muy liado pero con muchos posts en la recámara.

Uno de ellos tenía que tratar, ineludiblemente, acerca de mis amigos.

Estos son los participantes del "Amigo Invisible Edición 2008".

Sólo falta Sergio, que es quien saca la foto, y quien me regaló este año.

A veces sale el tema.

Estás conociendo a alguien y, de repente, surge la pregunta: "¿Quiénes son tus amigos?".

Puede resultar absurda, ambigua o mal planteada:

-Amigos tengo muchos, no podría resumírtelo en tres palabras, dando un par de nombres...

Y sin embargo, yo puedo identificar claramente a mis amigos y distinguirlos de otros amigos míos.

Ellos son los nenitos, o los nenes, como cursimente ha quedado acuñado.

Están ahí casi desde siempre.

Unos llegaron primero, como Quin, cuya madre iba con la mía a las clases preparatorias para el parto.

Otros lo hicieron más tarde...

Pero ahí están.

Como la certidumbre de que así va a ser por mucho tiempo.

Son los amigos que desafían al "NaDa PeRmAnEcE".

Son los amigos cuya amistad no gasta el tiempo.

Pasan a veces meses, eternas temporadas, pero al vernos de nuevo, todo parece igual.

Mil recuerdos unidos compartimos.

Así como expresiones, motes y palabros, que forman nuestro particular idiolecto.

Cuando uno falta, se sabe, se echa en falta o se nombra al brindar.

Sé en esto que soy afortunado.

Hay muchos con sólo una familia.

Camina uno más firme por la vida.

Se emociona más veces.

Se ve más arropado en el futuro.

Con amigos.

Como cada año, volvimos a reunirnos todos, para el Amigo Invisible.

Desde México, desde Barcelona, desde Lanzarote, desde Santa Cruz.

De nuevo a La Laguna.

Hay estatutos escritos, normas internas, de estricto cumplimiento:

1) Uno de los regalos debe ser "manual", artístico, creativo.

2) Cada año cambia la sede en que se celebra el ritual.

3) Los regalos serán introducidos en la casa que toque por unos "pajes" o invitados.

4) Deberán traerse envueltos en bolsas negras de basura, para evitar transparencias, posibles identificaciones.

5) Durante los meses previos al encuentro, y una vez repartidas las papeletas, la discreción será máxima y hablar entre nosotros sobre el tema se hará con discreción absoluta.

Pero ya nadie lee dichas normas; son de cajón.

En dos horas cojo un vuelo a Tenerife.

Me espera el Carnaval.

Y sobre todo:

¡Me esperan mis amigos!.



6 comentarios:

Yaiza dijo...

Ay nenito!

Qué lindo post. Gracias por la parte que me toca.Yo también tengo el convencimiento que será así para siempre y que envejeceremos juntos.
Te quiero infinito AMIGO.
pd: Anoche, para no romper la tradición me fui a la francesa, con e cuello roto de aguantar al calamar.

Anónimo dijo...

¡Coño!, ¿ahora llevas barba y bigote?, ¿o es que el lío de la jefatura no te permite ni afeitarte, como a veces me pasa a mí?.Un abrazo muy fuerte, ha sido un artículo muy emotivo y hay que agradecerte que compartas tus vivencias. Ricardo.

Montse dijo...

Qué envidia me das!!! Yo tuve un amor en La Laguna, qué recuerdo! Diviértete por mí, un abrazo, Montse

Andriu dijo...

Sí, Yai, yo también te quiero infinito. Supongo que con la torticolis que te habrás cogido no piensas volver a casa Doris en un par de meses, je, je...

Pues Ricardo, me he quitado bigote y barba ya. Nos hemos disfrazado de reina del Nilo y, claro, ha habido que afeitarse. Por cierto, mañana me voy con mis padres 3 días a tu querida Sevilla.

Montse, sí que me divertí. Yo soy lagunero de alma pero en Carnavales me vuelvo santacrucero. Por cierto, muchas felicidades por el sobrinito.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

ohhhhhhhhhhhh----que palabras....con el resacon que uan me dura este miercoles del lunes de apoteosis...porque no salia nadia y los dos fijos tuvimos que dar el do de pecho..."libro por mi y por todos mis amigos".
besos.santi

Andriu dijo...

Ya veo, que diste el "do", el "re" y todo el pentagrama... Ánimo amigo.