martes, 5 de febrero de 2008

CaRtA aL FuTuRo 1


"Estoy ahora mismo sentado aquí, en mi casa, escribiendo a maquina. Estaba aburrido y no sabía que hacer, y he decidido que podría escribir a maquina, puesto que me gusta. He decidido que podría escribir cosas que ahora mismo me pasan o pensamientos mios, o cosas tan simples como en que colegio estoy, donde vivo, con que amigos me llevo mejor etc..."

Hace unos días mi padre encontró, en el interior de un viejo aparador, por azar, una carpeta azul con escritos y papeles míos, de épocas casi prehistóricas. Me conmovió especialmente esta "carta al futuro", escrita con tan sólo 12 años y con el firme propósito de no ser leída hasta 12 años después, cuando me hubiera convertido ya en un carroza de 24. Ese futuro tan lejano para mí llegó casi sin darme cuenta: cumplí los 30 y la carta quedó olvidada en el viejo aparador, sin que nadie la leyera, tal y como me propuse aquel 18 de junio de 1990.


"Las cosas que voy a escribir no son cosas priva das ni íntimas, son cosas vulgares que puede ver "todo el mundo". Voy a intentar que nadie lea esta carta hasta dentro de 12 años, como mínimo exceptuandome a mí, fecha en la cual yo tendré 24 puesto que ahora tengo 12, ahunque dentro de muy poco tiempo cumpliré los 13, exactamente el 9 de julio"


Empecé este blog hace ya casi un año, movido por un impulso similar al que me llevó a escribir a máquina aquella carta, guiado por idénticas razones: "puesto que me gusta". Se trataba básicamente de saciar una necesidad que siempre ha colmado la escritura: reflexión y comunicación. Pero me asombra descubrir cómo el eje temático que marca el "NaDa PeRmAnEcE" del título, elegido aparentemente de modo casi fortuito y sin demasiada deliberación, estaba ya presente de alguna manera en ese niño de 12 años que escribió aquella carta al futuro, movido por la perplejidad, el vértigo y la fascinación que le producía imaginarse lo diferente que sería el mundo en el que habría de vivir 12 años más tarde.

"En esta carta mencionaré cosas tan importantes como donde vivo o tan simples como cuantos gatos tengo. Esto ha sido más omenos como una pequeña introducción, pero ahora ya empiezo con lo importante. Todavía no le he cogido el truquillo del todo a la máquina de escribir puesto que cometo fallos; dos acentos en una misma palabra, dos palabras juntas etc... Me estoy enrrollando como una persiana, pero una carta dirigida al "futuro" es algo importante"


En esa carta está, en parte, la semilla de este blog.


5 comentarios:

Montse dijo...

Gracias por compartir con nosotr@s tus cosas. A mí es lo que más me gusta de los blogs. En realidad, lo que más me gusta de la vida, la vida misma, el día a día, las pequeñas cosas, las Cosas de la Vida.

Yo tenía un diario y hace poco lo encontré por la vieja cámara de casa de mis padres. Y también me llamó mucho la atención el hecho de que ya entonces denunciara lo que me parecía injusto. Parece que somos lo que éramos en potencia, ¿no?

Por cierto, ¡qué obsesión con el tiempo! Tendrías que haber nacido a principios del siglo XX con la teoría de la relatividad, el cubismo, el existencialismo y todas esas corrientes que hacen del tiempo la cuarta dimensión.

De nuevo, gracias por compartir con nosotr@s tus cosas. He disfrutado imaginándote con 12 años, un abrazo, Montse

Juanjo dijo...

Buen recuerdo, buena lectura del pasado, buena escritura del presente. Muy atinado y sensible el post, que me retrotae a épocas pre mís-TIC-as, sin TICs nerviosos. Supongo que los blogs quedarán por ahí colgando en el vacío, cuando ya sean recuerdo de una época en la que también escribíamos apuntando al futuro, mirando detrás de la cortina del mañana.

Nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto, pero quedarán nuestros blogs. Algún arqueólogo o nieto (para quien los tenga) los verá diciendo: "Mira lo que hacían hace setenta años". Nada permanece, y eso es lo bueno ¿no?

Un abrazo.

Andriu dijo...

Gracias a ambos.

Me parece que tienes razón, Montse, en lo de que "somos lo que éramos en potencia". Muy aristotélico. Aunque lo fascinante del asunto es la cantidad de cosas en potencia que fuimos... y las poquitas que, fruto de la inevitable elección, podemos finalmente "actualizar". De las teorías e ideas que nombras me quedo sin lugar a dudas con el existencialismo.

Juanjo, muy bueno eso de las "épocas pre mís-TIC-as, sin TICs nerviosos". !Aun recuerdo lo avanzada que me parecía la vieja máquina de escribir de mis padres, que permitía dándole a una palanquita cambiar del negro al rojo!

Un abrazo a los dos.

Anónimo dijo...

fijate que iba buscando una carta al futuro, para una cosa y tope con tu carta y me emocionaste, pero más que nada por como un niño de 12 años podia pensar así, y pensar en ahorrar trabajando en la huerta de su padre para comprarse un coche teledirigido, me ha encantado y ahora solo ponen la manita y papa y mama le compran la play, por supuesto no generalizo. bueno solo era eso no te aburro.

Gracias por emocionarme:D
-Paula-

Andriu dijo...

Gracias, Paula, es un placer.

Al final creo que ni siquiera hubo coche teledirigido. No recuerdo nunca ninguno en casa. Puede que mi hermano cambiara de opinión.

Por cierto, andabas "buscando una carta al futuro"...

¡Qué misterioso!