miércoles, 27 de agosto de 2008

MeRo OrNaTo


Quise darle la bienvenida a mis chicos con un cartel alegre en la puerta del aula.

El primer día de cole para unos enanos de 1º no es moco de pavo.



Y es que sobran los carteles y anuncios amedrentadores.



Pero antes de eso, mucho antes, hube de enfrentarme al reto de convertir esta aula desnuda y fría en un lugar acogedor en el que sentirse a gusto.

Ahora lo sé:

Si alguna vez regreso a la Secundaria, no volveré a saltarme el ritual iniciático de decorar y humanizar el aula.


Las aulas de Primaria en USA están decoradísimas, curradísimas, elaboradísimas.

Algunos profes llegan 10 0 15 días antes del final de sus vacaciones para ir haciendo algunos arreglos.

Cada uno tiene una llave del aula y son muchos los que van a currar los sábados e incluso los domingos.

En el caso de Tyler, los domingos por la tarde.

Por las mañanas sus habitantes se entregan a otra actividad cuya naturaleza, a estas alturas, creo no es necesario aclarar.

Cuando un profe se muda de cole deja su aula de nuevo vacía y desangelada, como el inquilino que abandona el piso y se lleva consigo sus muebles.

Mete todo en cajas y armarios.

Desnuda las paredes.

Arrastra el mobiliario hasta los extremos del aula, con el fin de no condicionar la distribución del futuro profesor-inquilino.


Fue duro, pero entretenido.

Aprendí a utilizar estas pistolas de silicona en 6º de EGB, con Fabiola, la profesora de pretecnología de generoso escote.

Nunca imaginé que la siguiente vez que tuviera una pistola similar entre mis manos fuera 20 años después y en calidad de profe de Primaria, también.



Fue duro por la cantidad de horas invertidas.



Lo que nunca tuve que hacer como jefe de estudios, ir al cole sábados y domingos, lo hice decorando el aula.

¿Soy lento?


¿o perfeccionista?



Mientras más hacía, más cosas quedaban por hacer.

Siempre surgía algún detalle, alguna idea nueva que llevar a la práctica.



Me arriesgué con el rojo como color de fondo, pese a ser consciente de que no es precisamente un color que propicie la concentración.



El resultado: más que satisfactorio.



Por supuesto, las comparaciones son odiosas.

Por eso evito fijarme demasiado en la decoración de las otras aulas del pasillo.

Soy consciente de que en comparación con ellas mi aula es sobria, modesta, suficiente.

En castizo: apañaa.

Hago de la necesidad virtud y me digo: minimalista.


Y es que más allá de la decoración hay vida.

Más allá de la mera forma y ornato hay unos contenidos, un curriculum que seguir.

Y en mi casillero alguien va dejando continuamente nuevos materiales que me dejan a veces perplejo, al no saber si son complementos del temario o una indirecta de mis compañeros para que engorde más rapido.



Y más allá del mero ornato estan ellos y ellas: mis estudiantes, mis alumnos, a los que ya desde el segundo día se les coge cariño.

Va a ser este un curso de cambios, de entrega, de perplejidades, de anécdotas, de descubrimientos e ilusiones.


14 comentarios:

Albatros dijo...

¿Qué cambio no? De mandarnos a quitar los "penes" que poníamos en las aulas a tener que decorarlas tú, jeje.

No deja de ser una aventura con un sinfín de cosas por descubrir y vivir.


P.D: ¿No hay fotos de la profesora de pretecnología de generoso escote?

Saludos bienaventurado.

Montse dijo...

Hola Andriu, aunque ando desconectada de la blogosfera, he ido leyendo lo que ibas escribiendo. ¡Menuda aventura estás viviendo!, te deseo que la disfrutes al máximo. Todo lo que estás contando es realmente interesante, pero lo que se ha llevado la palma es este último post, ¡qué envidia! Y es que siempre quise estudiar magisterio pero por unas cosas u otras no lo hice. Y lo de tener una clase y decorarla me parece alucinante. Creo que cuando vuelvas a Secundaria enriquecido con esta experiencia con los peques tus alumnos y alumnas van a notar un cambio a mejor.

Por cierto, veo que algunos de tus alumnos escriben en este blog, ¡vaya, el profe misterioso se va mostrando sin miedos!

Que disfrutes con los enanos, un beso, Montse

Anónimo dijo...

¡El aula ha quedado preciosa!! Me encantan las aulas decoradas que le dan una atmósfera acogedora, por eso soy defensora de las aulas por materia en secundaria. Así en mi aula de biología podría tener esos posters preciosos de animales, de plantas, de geología, etc.
Andriu eres lento y también perfeccionista, pero el resultado extraordinario. A muchas profes amigas de secundaria les está dando envidia y les gustaría mucho tener a esos enanitos en estos momentos.
Tiene que ser emocionante esas caras y esos ojos pendientes y como auténticas esponjas empapándose de todo lo que les dices.
Vas a disfrutarlos lo mismo que ellos te van a disfrutar a ti.
Besos.
Castora.

PD. Ya estaba echando de menos a Montse. No me perdía tus comentarios. Me alegro de tu vuelta.

Ricardo dijo...

Entusiasmo e ilusión, amigo, es lo destilan tus escritos. Me alegro muchísimo por ti. Dentro de unos días nosotros daremos la bienvenida a los/as nuestros/as de secundaria. Si supieras las ideas que tengo para las clases de este año...(como me trinquen me abren expediente fijo, jajajajajajaja). Un fuerte abrazo.

Dracón el filósofo dijo...

Vaya con Albatros, jamás imaginé que le gustasen maduras.... xD

Eso de los "penes"... en mi calse nunca ví ninguno. Recemos para que en el aula de Bachiller no pille alguno

Sí, una gran aventura. Ya nos contarás como fue el primer día de clase

Anónimo dijo...

Me tienes enganchadisimo a tus aventuras por los EEUU. Solo espero que alli donde vayas lleves el Continental contigo.
A ver cuando les sacas unas fotos a los profesores echando una partidita.
Sergi-0

Anónimo dijo...

Andrés veo que los cinco añitos que he pasado en tu casa han servido para algo.....
La importancia que le das a la estética, la perfección, el compromiso con el arte, pero de ahi a ser artista sabes que ni de coña....no? esto ya lo hemos hablado!!!!

Bueno andriu, me engancho cada vez que puedo a tus historias, a María la tengo al lado con el otro ordenador tambien leyendo tu bloc que nos encanta.

Besitos miles, ánimo con esta experiencia super.

Nos vemos en Brasil no? Elisa

Anónimo dijo...

Mirando con detalle la foto de las bolsas con judías y fideos tipo fideua está una especie de horario, ¿de qué actividad se trata?
Besos.
Castora

Anónimo dijo...

chacho no se que decir, entre tantos buenos deseos familiares, profesionales, amistosos.....no se, falta algo de cizaña,no? así que no se....bueno va, te apuntaste en alguna pagina de contactos de esas que decias, ya me diras. Y en un pueblo como ese, Tyler, tiene que haber una casa de juego a las afueras, para poder aguantar,tipo abieto hasta elamanecer, así que dejate de rollitos comedia romántica inglesa decorando el aula hasta que te enamores de la profesora de nutrición y date el par de vueltas por la zona pa que me cuentes los detalles importantes.
¿donde te estas quedando?
¿que tal el coche?
¿cómo esta la casa de comidas donde seguro que estas papeando a diario?
me dicen aqui que estas jugando al tenis?estoy en villagor y acabo de hacer un bizcochon, hoy duermo aqui
disculpen pero uso este medio para comunicarme con mi gran amigo al que echo muchísimo de menos
besos
san

Andriu dijo...

Muchas gracias a todos y todas, a tan heterogénea asamblea, por las cariñosas palabras.

He escrito un post-mail-colectivo a modo de respuesta.

(Elisa, jajaja... de tanto oírte habla de Ramón Salas y Tahiche algo se me quedó)

¡Un abrazo muy fuerte from Tyler city!

MARONINI dijo...

Te ha quedado el aula francamente coquetona.

Chelucana dijo...

¡Preciosa, aula, Andriu! Esto también forma parte del contenido del curriculum. Veo que tienes un aula espaciosa. Con alfombra para sentarse en ella mientras se hacen asambleas o se escuchan cuentos. Casilleros para el material de los alumnos, tableros, cuadros, organizadores... Yo, este año, ya echaré de menos visitar las aulas de Ed. Infantil de mis niñas, el trabajo por rincones, los proyectos semanales, la poesía los lunes,... Y ese espacio físico en donde, con el paso de los días, las paredes y ¡hasta el techo! se transforman, se llenan de objetos, de trabajos personales, de obras de arte,... que recuerdan que llega el otoño, la navidad, el día del libro,... Supongo que las paredes del aula de Mr. Fajardo se llenarán de otras referencias: Día de Acción de Gracias, Halloween, Santa Claus,... No, no es mero ornato.
¡Disfrútalo!

Lizzeth dijo...

me parece interesante aquello que hiciste pues de cierta forma el ambiente que los rodea influye en el proceso de enseñanza aprendizaje, justamente de aquello realizo un trabajo no se si podrias citar algun autor o pedagogo en el que te apoyaste me serveria mucho y te estaria agradecida.

Andriu dijo...

Hola Lizzeth,

La verdad es que no utilicé demasiada bibliografía. Recuerdo un libro amarillo dirigido a los New Teachers pero no su título. Por lo demás, pedí consejo a mi "mentora" y copié muchas ideas de otras profesoras.

Un abrazo.