domingo, 13 de diciembre de 2009

EnTuSiAsMo LiTeRaRiO


Llevamos 7 semanas de máster: 13 días asisiendo al Hotel Kafka: 26 sesiones de clases: 8 novelas leídas y analizadas: 12 ejercicios entregados para la asignatura de Escritura Creativa: 5 para la de Laboratorio.

Esta es una síntesis en cifras de lo que llevamos de máster.

Se acaba el trimestre.

Qué rápido.



La primera novela fue este relato largo o novela corta de Stephen King, que comentamos con Juan Aparicio Belmonte.



También con él leímos esta sobrecogedora y rica novela del Nobel Coetzee.

La hora y media que dedicamos a comentar cada novela fue esta vez insuficiente en mi opinión y eché de menos continuar la tertulia en un bar delante de unas rubias.



Los cuentos de Chejov los comentamos con el brillantísimo Rafael Reig: un lujo.



Nos quedamos perplejos cuando el mismo Reig dijo al principio de la siguiente clase:

-Esta novela en mi opinión habla de la Transición.

Cuando empezó a justificar su afirmación y vimos que todo cuadraba nos dimos cuenta de que no sabíamos leer.



Leímos con Juan Aparicio esta novelita inspirada en La metamorfosis de Kafka, de la cual sigo sin entender del todo el final.



Leí con cierta distancia y poco entusiasmo el relato de John Fante.

Después de destriparlo en clase con María José Codes me di cuenta de todo lo que había pasado por delante de mis ojos sin yo darme cuenta y me dieron ganas de releer la novela.



Con Juan Aparicio Belmonte abordamos este clásico.

Fue un verdadero placer releerlo y destripar en clase este relato inevitable (como dije) y enigmático.


El jueves que viene cerramos el trimestre y en la clase de lectura analizaremos este libro de Kjell Askildsen (que no conocía de nada) con María José Codes.

Anoche preferí no salir de marcha.

Me dio pena porque tocaban Fuel Fandango y Óscar tiene alas en el Siroco: un reencuentro con la isla.

Pero estaba resacado aún y con sueño, así que me embutí entre edredones y me sumergí en la prosa irónica, cínica y un punto misteriosa de este desconocido.

Las clases de lectura me gustan. Cada uno de los tres profesores tiene su propio estilo. Comentar libros, hablar de literatura, siempre me ha encantado. Todo aquello con lo que en la vida disfrutamos nos gusta comentarlo y recrearlo, aunque sólo sea a base de rememorarlo y hablar con alguien sobre eso.



La novela que había empezado a escribir en agosto lleva ya dos meses aparcada.

De hecho, me avergüenza un poco llamarlo "novela".

La tengo encerrada como se hace con los monstruos que salen de un matrimonio entre hermanos.

Muerta en vida además, es un aborto.

Supongo que se debe a que me he dado cuenta de todo lo que no sabía.

Y a que en las clases de Escritura Creativa voy dando palos de ciego y eso me ha generado cierta humildad y hasta cierta inseguridad en mí mismo.

No obstante, sigo entusiasmado con el máster, con las clases y en definitiva con la lectura y con la escritura.


10 comentarios:

MARONINI dijo...

Igual que te das cuenta de lo que no sabes, afianzarás lo que ya conoces, sumarás y seguirás.

Besos

Dracón el filósofo dijo...

Hmmmmm... y porqué no publicas una novela ambientada en el Blas (¡¡¡¡conmigo de prota, jajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!!!) o sigues con las aventuras y desventuras del machoman argentino Silvio Lombardi...

El Planeta y 100 kilos te los llevabas fijo, jojojojojojojo

Un saludo, que aquí también finaliza el trimestre, y las notas, uffffff...

Salud, monarquía y Viva Cartagena (Aunque hoy perdieran con el Salamanca, defecaetur me at lupa Haelmantica, grftjx!!!!!!!!!)

Andriu dijo...

Mare: sumo y sigo, tienes razón, gracias.

Dracón: ¿Qué quieres decir exactamente con lo de "Viva Cartagena"?

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Pues yo creo que la humildad es una de las mayores virtudes, y he oído decir que la palabra viene de "humus" (corregídme si me equivoco), o sea, de tocar bien el suelo con los pies -alguna culada incluída-. Así q no te apures si sientes que andas en terreno poco consistente; el caso es avanzar opco a poco, o intentarlo al menos.
Por cierto Andriu, que me estás dando una envidia de la pera limonera con tu año sabático, tu curso de escritura, el poder disponer así de tu tiempo. Molaría eso de estirar del extremo del cordón y deshacer apaciblemente la lazada, sin que se convierta todo en una maraña que no hay valiente que se atreva a desenredar.
Ánimo,
Rbc

El Cizaña dijo...

No te nos vengas abajo. Humildad, por supuesto. No pretendas que tu primera novela sea "inmortal" como algunas de las que analizas. Lograr publicarla: ese sería el éxito, y creo que tú estás más que capacitado. Y si no, que te quiten lo bailado.

Un abrazo

Andriu dijo...

Rbc: interesante lo que dices de mantener los pies en el "humus". Oye, explícame la metáfora de la lazada y el cordón: no lo pillo.

Cizañas: gracias, lo hablamos en persona en unos días ¿no?.

Un abrazo.

El Cizaña dijo...

Por supuesto, largo y tendido, y con unas rubias delante si quieres

Andriu dijo...

Más bien siento debilidad por las morenas. Pero por un colega, lo que sea.

Anónimo dijo...

fíjate Andriu qué sacrificado...;)
Lo del cordón y el lazo me llevaría un ratito "desenredarlo" pero queda pendiente.
Rbc

Andriu dijo...

Rbc: cuando usted pueda.

Un abrazo.