lunes, 20 de diciembre de 2010

DíAs CoNtAdOs

Veo poco la tele. Muy poco. Casi veo sólo la tele mientras almuerzo o ceno en casa, y gran parte de las cenas o almuerzos los hago fuera de casa. Cuando me siento delante de la tele con un plato de potaje, unos huevos revueltos o una pizza casera, dedico una primera parte del almuerzo o cena a hacer zapping

Poco a poco he ido familiarizándome con los canales de la TDT (hace sólo dos meses que mandé instalar una nueva antena; el viento, o algún vecino, arrambló con la anterior). Hago zapping sólo por comprobar que todo sigue igual, que nada ha cambiado, que cada canal sigue fiel a su espíritu. Y por eso, para descartarlos, como de costumbre, comienzo por los canales-bazofia:

En primer lugar, los de embrutec... quiero decir, entretenimiento, como Tele 5. Pseudoperiodistas, fantoches,  expertos en corazón, mariconas, tertulianos cocainómanos y princesas del pueblo. El otro día me puse a escuchar a Mercedes Milá, una mujer inteligente que ha vendido el alma. Me llamó la atención cómo había envejecido: estaba arrugada, flaca, fea, en comparación con la mujer con cierto atractivo y elegancia que fue. Me pregunté si era el tiempo meramente el responsable de tales estragos o si a esa corrupción exterior había coadyuvado un cierto envilecimiento del alma.



Pero lo que me hizo cambiar de canal no fue su aspecto físico, sino el cinismo de su discurso. Porque iba disfrazada de "libro". Iba ataviada con un vestido-libro, en homenaje al Nobel recién concedido a Vargas Llosa. Una mujer del público (madre, novia, amiga o concuñada de alguno de los concursantes de GH) era diseñadora y le había hecho a "la Milá" el vestido, copiando en la tela del vestido-libro los primeros párrafos de la última novela de Vargas Llosa (que obviamente allí nadie había leido).

Pues bien, Mercedes Milá nos obsequió con un breve alegato a favor de los libros y de la lectura... en medio del plató de un programa de televisión que prohibe a sus concursantes leer y traer a la casa en la que conviven cualquier cosa que se parezca a un libro.

En Gran Hermano no se lee otra cosa que los prospectos de los medicinas y los ingredientes de los alimentos... pero su presentadora se permite el lujo de ensalzar los libros y el valor de la lectura. A mí esto me parece la definición estricta del cinismo. Por eso llegado a este punto cambio de canal.

Antes, hace meses, me entretenía recalar en las tertulias políticas de derecha, que tanto han proliferado últimamente. Federico Jiménez Losantos inauguró hace años una forma de corrupción del periodismo que le reportó grandes audiencias en la radio. Era un estilo incendiario, desmesurado, falaz, torticero y refractario a la objetividad o a la neutralidad. Ese estilo ha proliferado en la TDT de un modo tal que casi a cualquier hora es posible encontrar dos o tres canales en los que se escenifica una tertulia política al estilo Losantos.



Es quizás la de este señor la que más éxito está teniendo. Su audiencia, creo, no para de crecer, así como el número de seguidores o fans, que se autodenominan "gatoadictos" (jamás pensé que yo pudiera dicrepar algún día con algún género de amante de los gatos). El amor que se le profesa en España a quien se expresa desde las vísceras en lugar de la razón, desde el exabrupto y el insulto en vez de desde el respeto, desde el odio y el rencor, es un amor incondicional, de los que son para toda la vida (como el carnet de militante de ciertos partidos políticos). Y el argumentario para justificar dicho amor es por lo general pobre y zafio. Así, en una página web sobre el asunto leo comentario como éste:


"juan francisco navarro 25/01/2010 en 4:27 pm Hola me gusta mucho su pograma , soy vigilante jurado en Tenerife. lo que no entiendo es como a al inutil de zapatero y su secuaces no les paran los pies estan abusando de todo. nosotros todos los vigilantes estamos hartos de este inutil sinverguenza ladron y de su mafia que tiene de ministros est arruinando españa y intentar separar por favor diganle al señor Rajoy presente una nocion de cesura a esta basura de gobierno y digo mas a partie de ahora los vigilantes llevaremos una pequeña cruz VIVA ESPAÑA VIVA NUESTRA BANDERA Y VIVA NUESTROS REY ESPAÑA ESPAÑA UNA SOLA"


Decía que antes, hace meses, me entretenía recalar en las tertulias políticas de derecha, como ésta de "El gato al agua". Me asombraba presenciar tal espectáculo de demagogía y de sofística juntos. Me interesaba asomarme a otros puntos de vista, relativizar mis fuentes habituales de información.

Pero ya no.

Ahora hago un zapping rápido, vertiginoso, por toda esta bazofia, para confirmar lo ya sabido. Y me dispongo a disfrutar de la segunda mitad de la cena o almuerzo con la información más o menos veraz de los informativos de CNN+, con las entrevistas profundas e interesantísimas de Iñaki Gabilondo, o con la mesa redonda (fresca, divertida, inteligente y plural) de cuatro mujeres periodistas como la copa de un pino que modera José María Calleja.

Ha llegado un punto en el que la telebasura me resulta indigesta, aunque cene con pizza.



Y sin embargo CNN+ tiene los días contados. Tele 5 ha absorbido a Cuatro y el grupo Prisa termina con CNN+, que dejará de emitir a partir del 1 de enero de 2011.

El otro día vi el final del último programa de la tertulia de Calleja, y se me pusieron los pelos de punta:
"Hoy es nuestro último programa -decía el presentador, tratando de domeñar el impulso del llanto-. No es nuestro último programa del mes, ni del año, ni de la temporada. Es nuestro último programa en televisión..."

Yo seguiré viendo la tele poco. Muy poco. Seguiré viendo la tele mientras almuerzo, mientras ceno. Pero me temo que mis comidas serán cada vez más indigestas.



13 comentarios:

Ricardo dijo...

Me refugié en los documentales de La 2 a la hora de comer. Ocurre que se repiten y son bastante poco variados (casi siempre de animales). Cuando llevas algunos años viéndolos, llegan a aburrirte, al menos a mí me pasa eso. Por la noche, si la hay, alguna película. Los fines de semana película de vídeo-club (que hay de todo, pero al menos eliges tú). Hay otro problema: mi desinterés casi total por el cine moderno. Vuelta al refugio o al pasado: a "Hitch", el maestro, a "La versión Browning" y a honrosas excepciones modernas como "The Emperor's Club" ;-) y, por supuesto, los grandes clásicos. ¿Qué quieres que te diga? Desde que me quitaron "Los Serrano" y "Aquí no hay quien viva", la televisión ya no es lo que era. Tampoco sale ya Chiquito de la Calzada. Alguna vez veo "El encantador de perros" los domingos por la mañana.
Mercedes Milá ha conseguido convertirse en una penosa caritura de la presentadora seria y mediamente rigurosa que fue (a mí jamás me gustó su estilo, pero le reconozco esos valorores).
Lo dije en alguna entrada de mi blog. La televisión en sí es un invento maravilloso, un magnífico medio de información y entretenimiento; es la programación lo que es una mierda. Un abrazo.

alejandra dijo...

Creo que esta vez, he de admitir mi total acuerdo con tu post. Claro que yo no veo la tele... ni mientras como, en casa toca el canal clan y como mucho el cantajuegos. Igual seria otra opción pasarte a los dibujos ;)
No nos quedan ya demasiadas alternativas, La Sexta con antena 3; la cuatro con telecinco... Cierran la CNN+... nos prohiben las descargas...

Montse dijo...

Siempre nos quedará internet, así que...
Aquí tienes el vídeo de la despedida http://www.youtube.com/watch?v=5IgnCv-t2xg
Esto no es más que un reflejo de la sociedad que estamos construyendo. En fin...

Un abrazo, Montse

Andriu dijo...

Ricardo: yo con los documentales de animales tengo poca paciencia y me dan sueño. Sé que algunos de ellos son buenísimos y las raras veces que me he quedado viendo alguno lo he hecho un tanto embobado, o al menos con cierta fascinación. Pero siempre me ha parecido que son como las pelis de romanos: para gente con mucho tiempo libre. Yo a "Los Serrano" tuve mi época de enganche, pero "Aquí no hay quien viva" no lo trago. The Emperor´s Club estupenda. Y respecto a "La versión Browning" no sé si empezar por la antigua o por la nueva.

Alejandra: el Cantajuegos no sé lo que es, pero me suena a peques. Ayer en la radio hacían una pregunta: ¿cuál es el juguete más frustrante y decepcionante de la Historia? Sin lugar a dudas el que se llevaba la palma el "tragabolas". Me estuve riendo un rato: ¿se acuerdan de esos hipopótamos que tragaban bolas compulsivamente en el anuncio de la tele mientras los niños que los manejaban se lo pasaban pipa? Nunca tuve u tragabolas pero me puedo imaginar perfectamente que como juguete era un fiasco. En cuanto a las descargas, hace una hora se tumbó la ley Sinde. Yo no lo tengo nada claro: creo que en este país hemos asumido que no pagar por el trabajo de los creadores es un derecho adquirido, y no meramente un hecho al que nos hemos acostumbrado. Y eso me preocupa.

Montse: ¡gracias! ¡gracias! ¡gracias! Ese es precisamente el fragmento al que hago mención en el post. Pensaba buscarlo y publicarlo pero mi conexión a internet es tan mala que con 5 videos de 3 minutos como eso me gasto el límite mensual de descarga (a mi la ley Sinde no me afecta).

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola, Andriu: es curioso. Sinde no se llama Sinde. González Sinde era su padre que parece ser era un señor importante, a lo mejor hizo algo, no quiero reirme, es que no recuerdo lo que hizo.
Sinde, la hija, tampoco es que no sirva para nada como le espetan en el Congreso. Era guionista. "La buena estrella" no está mal. Sobre gustos...Yo no la veo desde que me tiene aterrorizada al sentarme al ordenador.

Hola, Ricardo, vengo de tu blog.Qué antiguos somos los dos para el cine...

Hola, Montse, si es usted la misma Montse del blog de Ricardo le felicito aquí las fiestas.

Un abrazo y felicidades para todos los comentaristas.
Pilar.

Anónimo dijo...

Doña Ángeles González Sinde: felicidades a usted también, no se ofenda por lo de su padre,no ha querido ser una ofensa. Estamos en fechas muy delicadas y todos tenemos corazón.

Un saludo.
Pilar.

Andriu dijo...

Hola Pilar: perdona por no haber contestado antes, he estado desconectado unos días. Lo del apellido es normal, supongo. La "ley González" suena un poco a tebeo de Mortadelo y Filemón.

Muchas felicidades y, si procede, felices vacaciones también.

Un abrazo.

Chelucana dijo...

¡Cómo me gusta este post! Es muyyy... Andriu.

Anónimo dijo...

Hola, Andriu: no tiene usted por qué disculparse.
Sobre todo si su respuesta es tan simpática y me hace releer los comentarios que tienen todos su miga.
Me voy a crear otra adicción. De todos modos el record de visitas lo tiene Ricardo por ser el primero y compartir con sus visitantes los blogs que crean.

Un saludo muy cordial y suerte como al resto para el nuevo año.
Pilar.

Andriu dijo...

Chelucana: muchas gracias. Algún día tendrás que explicarme eso de "muyyy... Andriu".

Pilar: con Ricardo no se me ocurriría competir en nada.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola, Andriu: espero que no compita en lo último que ha hecho, aunque no quiero poner a competir a nadie con nadie como queda sobreentendido por todos y la aclaración ya está sobrando,pero es que ha desaparecido de su propio blog.

Estoy preocupada.

Un abrazo.
Pilar.

Andriu dijo...

Pilar: lo de "competir" era evidentemente una chanza. No tiene sentido ese verbo en esto de los blogs, a mi entender. En cuanto a que está desaparecido de su blog tiene usted razón, pero no debe usted preocuparse. La nuestra es una profesión absorbente y debe de estar entregado a cuerpo y alma a sus alumnos. Espero que éstos no lo vampiricen más de lo debido y pronto vuelva a deleitarnos con su presencia virtual.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Andriu:¡Apareció!

Un abrazo.
Pilar.