jueves, 17 de junio de 2010

WaKa WaKa




El Autodidacta se levantó de buen humor, cantando el waka waka:

Llegó el momento

Caen las murallas

Va a comenzar

la única justa

de las batallas.


Como cada mañana, se dirigió a la Biblioteca, para leer la prensa del día.

Sin embargo, mientras recorría las aceras y cruzaba los pasos de peatones de la gran urbe, no cesaba de cantar:

No duele el golpe

No existe el miedo

Quítate el polvo

Ponte de pie

Y vuelves al ruedo

Cuando llegó a la sala de prensa y abrió el primer periódico todavía el estribillo retumbaba en sus oídos:

Samina mina ¡eh! ¡eh!

Waka waka ¡eh! ¡eh!

Samina mina Zangaléwa

¡Porque esto es África!



Entonces el Autodidacta se topó de bruces con la noticia.

¿Le había propinado Roberto Alonso ese puñetazo en la nuca a Miwa Buene?

Ésa era la primera cuestión.

El congoleño había quedado tetrapléjico como consecuencia del golpe.

Sin embargo, Roberto Alonso había declarado ante el juez no tener nada que ver con el asunto.

El Autodidacta leyó con sumo interés las declaraciones de Roberto Alonso:

"No soy racista ni me lo puedo permitir. Tengo amigos negros de toda la vida. Además, soy de ese tipo de gente que, si lo hubiera hecho, si le hubiera agredido, lo diría y pagaría por ello"

En la cabeza del Autodidacta seguía zumbando el waka waka:

¡Porque esto es África!

Según Roberto Alonso, los dos policías lo habían detenido sin motivo alguno. Él sólo había ido a un bar de copas de un centro comercial de Alcalá de Henares, que es frecuentado por inmigrantes africanos. Sus palabras ante el juez fueron éstas:

"Voy a menudo porque conozco al dueño. Ese día era el único blanquito que estaba allí"

El Autodidacta se imaginó a Roberto Alonso bailando el waka waka con sus "amigos negros de toda la vida".

Entonces el Autodidacta leyó la versión de los hechos de Miwa Buene y se dio cuenta, una vez más, de cuán difícil era conocer la Verdad.

El relato de Miwa Buene era diametralmente opuesto al de Roberto Alonso: el Autodidacta miró a su alrededor y sacó un fluorescente amarillo, con el que subrayó el siguiente párrafo de la noticia:
"Miwa Buene acusó directamente a Roberto Alonso de ser la persona que le golpeó en la nuca por la espalda al grito de "puto mono", un puñetazo que le causó la tetraplejia que sufre. Hizo un relato detallado de lo que había ocurrido, el mismo que ha mantenido durante la instrucción del caso. Según su versión, él dejó el bar en el que pasó la noch España, tendrías que estar en el parque zoológico con tus compañeros los monos". "Cruce alrededor de las diez de la mañana. Cuando bajaba las escaleras, se topó con el acusado, que le pidió un cigarrillo y un mechero. Como no tenía, Alonso comenzó a insultarle: "Eres un hijo de puta y un puto negro". Buene le respondió que él también lo era porque tampoco tenía tabaco. Se dio la vuelta y continuó caminando, porque tenía miedo. Estaba solo en ese lugar. Mientras, el acusado seguía metiéndose con él: "Puto mono, arriba España, tendrías que estar en el parque zoológico con tus compañeros los monos". "Crucé la acera. No paraba de insultarme. De repente sentí un golpe muy fuerte en la nuca y caí inconsciente", recordó Buene."

Al Autodidacta le recorrió el cuerpo un escalofrío al imaginarse de nuevo a Roberto Alonso cantando el waka waka:

No duele el golpe

No existe el miedo

Quítate el polvo

Ponte de pie


Y vuelves al ruedo

Pero según contaba la noticia Miwa Buene no se había podido ponerse en pie ni sacudirse el polvo, pues el golpe lo había dejado tetrapléjico:
"Despertó 17 días después en el hospital. Desde entonces se encuentra en silla de ruedas y necesita ayuda para todo. "Quería morirme. Me veía impotente y no tenía ganas de vivir porque me encontraba muy mal", recordó Buene, que es licenciado en Economía en su país y habla cuatro idiomas. "Solo puedo moverme en una silla de ruedas que dirijo con el mentón. Siempre tengo que llevar pañales y una bolsa para la orina", dijo sobre su vida actual."
El Autodidacta sabía que cuando dos informaciones se contradecían había que acudir siempre a un tercero.

El hermano de Roberto Alonso había hecho unas declaraciones ante las cámaras, delante de la Audiencia:

"Mi hermano no es una persona violenta y tiene amigos negros"

En cuanto a la defensa, ésta pedía la absolución de Roberto Alonso, pues entendía que el acusado no era autor de ningún delito.

El Autodidacta siguió leyendo:

Dos testigos presenciales habían testificado e identificado a Roberto Alonso como el autor de la agresión. Uno de ellos declaró en el juicio que el acusado había hecho el saludo nazi tras dejar a Miwa Buene tendido en el suelo y había gritado "Arriba España".

¡Porque esto es África!

También los dos policías que detuvieron a Roberto Alonso declararon que éste se mostró sorprendido y que en el momento del arresto les dijo:

"No sé por qué armáis tanto escándalo por pegar a un negrito"

El Autodidacta se imaginó el momento del juicio y volvió a entonar el waka waka:

Llegó el momento

Caen las murallas


Va a comenzar


la única justa

de las batallas.



Entonces alguien le dio un golpecito por detrás.

El Autodidacta volvió a sentir un escalofrío y se llevo las manos a la nuca.

-Lo siento, señor. Pero no está permitido hablar en voz alta. Y menos aún cantar.

Era el segurita de la Biblioteca.


3 comentarios:

Gaby dijo...

Te dije que te la ibas a aprender...jajaja.

Andriu dijo...

¡Y lo que nos queda!

Espero que vaya bien ese periplo mediterráneo.

Un abrazo.

El Cizaña dijo...

Muy bueno