viernes, 12 de diciembre de 2008

aMéRiCa CaÑeRa 1.c


Josemi es un colega y uno de los profes en Texas de esta nueva camada.

Cuando he ido a Dallas me he quedado en su casa.

Y seguramente seguiré haciéndolo, como este mismo fin de semana, sin ir más lejos.

Faltaré a misa de domingo, es verdad, pese a haber un programa de navidad bastante sugerente.

Pero es que mañana hacen una cena de despedida los de Dallas y la cosa puede estar bien.

Así que volveré a quedarme en casa de Josemi.

Y ello, pese a este correo que envió al foro hace unos días, y que corto, pego y publico íntegramente:

Josemi said:


SÁBADO 29 DE NOVIEMBRE

Cuando ya creí haberlo visto todo… me encontraba placenteramente aletargado en una de mis habituales siestas de los sábados, cuando me desperté súbitamente alterado debido a unos atronadores golpes de metal, que yo supuse en mi puerta.
Me dirigí al recibidor de mi morada, pasando por la chimenea y el cuarto de los sirvientes, encendí la lámpara Victoriana y abrí la puerta confiado en encontrar una mujer semi-desnuda con el coche averiado en mi jardín (como suele ocurrir en las películas americanas) y ¿Qué hallé?… oscuridad tan solo…
Regresé a mi aposento maldiciendo mi suerte y retomando el sueño de inmediato.

LUNES 1 DE DICIEMBRE

Aún con las legañas en los ojos y la marca de la almohada en el lado izquierdo de mi rostro, me encontraba desayunando con mi socio Daniel cuando pude percibir un cambio en la tonalidad de su rostro, del rosáceo habitual al blanco pasando por un rojo intenso. Seguidamente emanaron tímidamente de su boca las palabras que esperé nunca oír al llegar a Texas: HOSTIA TIO!! UN BALAZO!!
Y efectivamente… en la ventana se podían observar dos agujeros perfectamente alineados percutidos en el doble cristal de la cocina y en la prolongación de los mismos un agujero en la pared que sin duda aun esconde una bala de un calibre bastante razonable (definitivamente no coincide con las escopetas de perdigones que usaba mi abuelo para cazar conejos).

Lo más insólito del asunto es que ayer mismo por la tarde nos dirigimos a contar lo sucedido a la recepción del complejo y la tranquilizadora respuesta que recibimos fue:
- PROBABLY A KID PLAYING… I DON’T THINK IT’S GONNA HAPPEN TO YOU AGAIN.

Moraleja: Hay que tomárselo al estilo consumista americano y no dar más importancia a estas “nimiedades”, por lo que:

ENTRADA AL MUSEO DEL BALAZO,
PINCHO DE TORTILLA Y REFRESCO: 5 DÓLARES
1520 N Beckley ave. Dallas

(ADJUNTO FOTO COMO MUESTRA DEL SUCESO)

Fin de cita.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

yo pensaba que Kafka era checo, pero va a ser que su inspiración le entraba en 1520 N Beckley ave. Dallas
Muy bonita esta pieza de costumbrismo americano...
Eso sí, dile a tu colega que en la convocatoria debería haber puesto cerveza y no refresco, por ir completando el catálogo de delitos.
Un abrazo y buen fin de semana a todos(TODO el fin de semana SIN guardia...lujazo)
Cizañitas, los ojos están más arriba ;-)
Rbc

Albatros dijo...

Si bebes por la calle sí que hubiera sido una alarma social...

Montse dijo...

¡Lo flipas!

A qué te refieres cuando dices "la cosa puede estar bien"? Ya nos contarás, que te diviertas. Saludos, Montse

El Cizaña dijo...

Vaya, Josemi otra vez.

Lo conozco. Siempre está inventándose historias para sacarse una pasta.

Una vez me dijo que Michael Jackson le pidió entrar en su casa para ir al water. Entonces empezó a cobrar 5 dólares por usar su baño... ahora lo del balazo...incorregible Josemi