sábado, 6 de diciembre de 2008

aMéRiCa CaÑeRa 1.a


Ni endrinas, ni granos de arroz, ni semillas, ni galletitas rellenas de crema...

...sino, en efecto: casquillos de bala.



Ayer nos fuimos a pegar tiros a uno de esos lugares en los que el tamaño sí importa.

Después de una semana de intenso trabajo y de cansancio en el cole, nada como parar un rato en el Lock & Load y descargar una docena de cartuchos.

Es como el yoga: sólo hay que dejar la mente en blanco, alejar cualquier idea extraña de la mente, controlar la respiración, o el pulso, y concentrarse en un único objetivo, en una sola idée fixe.

Una vela encendida, un buda, el yo interior... o una diana, un target

Poco importa.

A veces la mejor forma de evadirse de Tyler es alcanzar su centro.



Hacía tiempo que teníamos ganas de visitar este sitio y hacer un poco de trabajo de campo.

Raquel y yo llegamos antes y mientras esperábamos a Pepe y Jaime nos pusimos a hablar con uno de los encargados.

Un tipo que parecía salido del documental de Michael Moore.

Al principio se mostró reticente a dejarnos disparar sin haber recibido nunca un curso o instrucción.

Preguntamos por los cursos, no obstante, y nos dijo que la lista de espera para el nivel begginer era de más de 200 personas y que hasta mediados de enero no había plaza.

Nos estuvo enseñando algunas pistolas.

Raquel tomó la iniciativa y el tipo le sacó una pistola más pequeña, para ladies. El buen hombre nos dijo que al mes vendía un promedio de 35 pistolas como ésa y que el día anterior, sin ir más lejos, dos mujeres se habían pillado una igual.

Le comentamos que en España no estaba permitida la tenencia de armas, fingiendo desconsuelo.

-¿Cómo hacen para practicar los deportistas que participan en las Olimpiadas? -nos preguntó.

Sin tener mucha idea le hablamos de licencias de caza y deportivas: cotos de libertad.



El buen hombre al final se apiadó de nosotros y nos arregló un precio especial para los cuatro.

Al fin y al cabo, ya casi estábamos en Navidad.

Y estos españolitos habían recorrido muchas millas para llegar hasta el país de la libertad.



Aprendimos a cargar de munición un arma, así como a colocar el cuerpo, el brazo y los dedos para no quedarse sin alguno de ellos en el momento del fogonazo.

Aprendimos a disparar y nos sacamos fotos, de un modo semejante a como se las saca un guiri en España junto a una jarra de sangría.

El resto de la fauna que había allí tirando tiros, no obstante, parecía tener muchas más tablas que nosotros.

Todos traían consigo su propia arma.

En una de las líneas de tiro había un obeso que se había traído una silla para no tener que disparar de pie.

En otra disparaban lo que parecían ser padre e hijo, en familiar comunión.

Más allá disparaba un tipo que no había tenido tiempo o ganas de quitarse el uniforme de enfermero.

Al lado mío tiraba un chico de unos veintipocos que exibía un crucifijo por fuera de la camiseta.



Luego Jaime y Pepe me dijeron que habían visto a una niña como de doce años disparando junto a su padre.

El ninja bloguero se perdió esto, de tan absorto que estaba tratando de hacer diana.



Raquel fue quien organizó la visita.

Pero se olvidó de cuidar los detalles y se trajo un bolso poco afortunado.

Los empleados se percataron de ello, como se percata un vampiro de que la ensalada lleva ajo crudo.

Y señalando el bolso se rieron e hicieron bromas:

"Ha ha ha, this is from the sixties... I remember this symbol everywhere in the sixties"


Joder
-pensé- bienvenido a la América más cañera.



Me pregunto si todo esto es caricatura y estereotipo o realidad.

Según Jim (pues luego busqué su nombre en la web del establecimiento), en Texas un 50% de los hombres y un 25% de las mujeres van armados.

-¿Y llevan el arma cargada cuando van de paseo por ahí? -le preguntamos.

-Of course, you never know what´s gonna happen -contestó.

Y acto seguido desenfundó su revólver que llevaba ajustado al costado:

-I have here my bullets, it´s loaded, ready to shoot.


18 comentarios:

Albatros dijo...

A pesar de ya saber todo esto sobre EEUU y las armas, no me deja de sorprender...reitero lo del libro...a mí al menos me lo haces sentir de muy cerca y casi me siento dentro de tus post. Yo te veo como el típico presentador de un programa de viajes por todo el mundo.


Un libro Andrés, un libro.


Saludos conejeros

Dracón el filósofo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dra jomeini dijo...

Lo de los granos de arroz era demasiado romántico para ser cierto...Hemos caído en la cruda realidad...:-)

Andriu dijo...

Dracón: ¿has suprimido tú tu comentario? Lo leí en mi mail y me pareció muy sugerente. Si fue un error y quieres que copie y pegue y lo publique avísame.

Dra. jomeini ¡¿granos de arroz?! ¿qué es eso? Aquí cuando la gente se casa pega tiros, of course ;)

Gracias Albatros, pero me encuentro, en serio, muy verde para opinar con un libro acerca de este país. En un blog la cosa es diferente; un libro son palabras mayores. Un relato, en cambio, tengo pendiente escribir, pues un grupo de profes en el extranjero estamos pensando hacer un libro con relatos sobre nuestra experiencia educativa en el extranjero. Sin embargo, no sé por qué, no me viene la inspiración, no se por dónde empezar ni por donde acabar.

El Cizaña dijo...

Busquemos algo positivo...

Qué tal la punteria? Recuerdo cuando ganaste un botellin de sidra en la plaza del cristo y lo compartimos alli mismo...

Dracón el filósofo dijo...

Andriu, recolócalo si así lo deseas

Anónimo dijo...

Blog, armas, colegio...
Cuidadín Andriu que pronto serás investigado...

Sergio

Santi dijo...

ooooo que tremenda pelicula fue MAD MAX!!!
y ahora uno ve que el caldo de cultivo de semejantes ideas creativas esta en casa,en sus casas...tu escribe lo que quieras pero nunca sera un libro sobre viajes....nunca....sin nosotros!
of course is ready to shoot!!
wainting for instruccions

Chelucana dijo...

¡Miedo me da leerte, Andriu!

¿Será efecto de las hormonas de esa carne de buey que comes por ahí, que te está embruteciendo?

¡Regresa a California y a la seafood antes de que se te empiece a poner cara de Charlton Heston! ¡Espero que a los extrajeros no os incorporaros a la Asociación Nacional del Rifle! :-/

Besos

Albatros dijo...

Claro, no me refiero a un libro sobre ese país. Hablo de un libro sobre tu experiencia (junto con la de otros profes, por qué no) en el extranjero. No sé, le das un punto de vista bastante "atractivo" a las cosas que te sucede.

Ciao

MARONINI dijo...

Bueno bueno bueno...hubiera pagado por estar ahí e intentar acertar aunque sea un tiro, no soy una forofa de las armas, y me alegro de estar en un país donde mis vecinos no las llevan para comprar el pan, pero para pasar el rato y practicar puntería...por qué no.

Ya de niña iba con las escopeta de mi primo por el pueblo pegando tiros a las frutas, nadie salió herido, excepto alguna sandía.

Andriu, eso de que no sabes por dónde empezar-hablamos del libro-es lo que dice todo el mundo cuando se plantéa escribirlo, y ¿sabes qué? al final sale, así que déjate que igual te sorprendes.

Muchos besos pistoleros

Republicado por Andriu con consentimiento de Dracón dijo...

Dracón el filósofo said:

"Me uno a la petición de que Andriu escriba un libro sobre su "particular way of Living America".

Respecto a las armas, te doy permiso, Andriu, para que me llames retrógrado, facha, criminal y todo lo que se te ocurra, porque en este caso sí estoy a favor de la tenencia de armas. (Obviamente, eso sí, pasando todo tipo de rigurosos controles psicológicos y de aptitud, no vamos tampoco a dársela al primer pirado que pase, aunque conociendo como somos en Ejpiña... Y también of course, que los tests se repitan para renovar cada año la licencia. Si no estás en condiciones, que te la quiten)

Respecto a porqué estoy a favor de las armas, por desgracia vivimos en un mundo muy peligroso, donde la diplomacia y el talaaaaaaaante, muy raras veces funcionan. A un violador no le vas a convencer de que no te viole usando la palabra, o a un asesino de que no te mate teniendo talante. Lo único que les amedrenta es la fuerza, ya sea usándola o simplemente mostrando la pipa para intimidar

Como bien dijo el tal Jim, nunca sabes que puede pasar, forastero.

Saludos pistoleros desde el Lejano Este.

P.D. Espero que mi punto de vista sirva para abrir un debate civilizado sobre las armas".

Anónimo dijo...

Yo, como concepto, tb estoy a favor; el cómo regularlo no lo sé, me parece tan difícil que casi prefiero que no esté permitido. Un poco paradójico, pero así es. Quizás es que viviendo en el País Vasco, con tanto fanático armado, y con las ganas que a veces te entran de liarla parda, creo más conveniente no poseer arma letal, no vaya a ser que a los otros, los españolazos, los opresores del Estado y todo eso, nos diese un arrebato de marcar el GAME OVER.
Rbc

El Cizaña dijo...

Tengo miedo, cualquiera se me puede presentar en casa con un arma.

Necesito mi propia arma para protegerme

Ahora estoy armado, pero sigo teniendo miedo.

Pero ahora estoy armado.

Se lo he dicho a mi vecino, y ahora él también tiene miedo. Quizá de mí.

Hemos caído en su juego.

Ricardo dijo...

La comida rápida empieza a hacer sus perniciosos efectos en nuestro anfitrión. Yo ya lo advertí. Pero claro, como no liga, se tiene que distraer de otras maneras. Y ahora, a ver qué tipo de venganza se le ocurre. Espero que no vuelvas, Andriu, a las Afortunadas con un revólver dispuesto a disparar. Un abrazo.

Andriu dijo...

Cizañas, desde mis hazañas adolescentes ha aumentado mi miopía y disminuido mi puntería. Me acuerdo de aquella botella de sidra en las fiestas del Cristo. Aquí en Tyler hubiera sido zumito de manzana.

Y alcohol, Sergio, y alcohol. ¿Comprendes ahora por qué no pongo fotos de esas de tías en pelotas? Es lo que me faltaba para que me empapelen.

Santi MAD MAX y tantas otras. Ahora entiendo la fascinación por las armas en las pelis americanas.

Chelucana, ya quisiera yo volver al seefood y a California. Aquí no como pescado fresco "ni a tiros".

Thank you Albatros & Maronini, aunque francamente lo veo muy prematuro. Las vivencias necesitan cierto tiempo para fermentar antes de ser volcadas en papel.

Dracón: Hablas de "debate civilizado"... ¿Olvidas que ahora voy armado?

Entiendo lo que dices: con un arma en la mano hay quien se puede sentir más seguro. Pero ¿no crees que eso de que un asesino te vaya a matar o un violador a violar no es algo que suceda todos los días o, al menos, tan a menudo como para que resulte ventajoso legalizar las armas para usarlas en defensa propia?

Por otra parte, legalizarlas haría a ese presunto asesino o violador más peligroso y, creo, más real.

Aquí estoy con Michael Moore y con Cizañas: América vive atemorizada, paranoica, subyugada por la cultura del miedo. Uno de sus subproductos o resultados es el aumento en la venta de armas. Y como explicaba Cizañas literariamente ello a su vez hace que haya más motios para tener miedo. Es un círculo vicioso.

¿Y si empezamos a desarmar a esos asesinos y violadores en potencia? Quizás entonces nuestros niveles de miedo decrezcan.

El talante no es siempre suficiente, of course. También se pueden mejorar los servicios policiales, la "poli cabrona". O incluso endurecer algunas leyes, tal que en Texas (sin tener por ello que llegar a la pena capital). Es decir, fortalecer los órganos de orden, control y sanción del Estado de derecho, investido del monopolio de la fuerza.

Pero, claro: ¿qué digo?. Estamos en el far west. Esto es muy duro de digerir para un cowboy armado.

Rbc, armado cualquiera parece fanático y psicópata... incluso yo.

Yes, Cizañas. Un apunte: todos a ver "Bowling for Columbine". La pongo en clase de ética todos los años. Dracón, contigo opté por "En el nombre del padre", pues no hubo tiempo de ver dos pelis y para el trabajo me pareció más sencilla ésta.

Ricardo, te espero si eres hombre en la calle, por fuera del Saloon, a la hora en la que el sol cae perpendicular y no hace sombras. Apura esas lechugas y ese zumito macrobiótico que en cuanto dé cuenta de este asado y estos tres tanganazos de whisky a palo seco voy a por ti. Eres hombre muerto.

Un abrazo con la izquierda.

Ricardo dijo...

¡Uy, qué miedo! Y Montse y Chelucana que no acuden en mi ayuda. Desde luego...

Montse dijo...

Ricardo, cómo que no acudimos en tu ayuda??? Quién ha dicho eso? Tú crees que Chelucana y yo te abandonaríamos alguna vez? ¡Eso nunca, tú eres nuestro ídolo!!! Jajaaja. Besos, a los dos. Montse