viernes, 14 de enero de 2011

AmOr eSpEcTáCuLo


Ayer me tropecé con esta pintada impresa en los muros de la Biblioteca Pública de Arrecife.

El amor es transgresor.

El amor es irracional.

El amor es locura.

Sí, vale pero... 

¿Hacía falta pringar con el grafitti toda una pared de la Biblioteca? 

¿Hacía falta ser cursi en público y no sólo en privado?

¿Cómo serían las muros de nuestras ciudades si todos nos dedicásemos a llenarlos con nuestras manías y obsesiones?



Personalmente, sólo soy partidario del grafitti cuando se alcanzan unos mínimos de calidad.



O cuando los firma un genio, una autoridad en la materia, como Banski.

Pero más allá del hecho de que al tal (o a la tal) "Moon" se le debería caer la cara de vergüenza por atreverse a hacer esa cagada de pintada frente a los muros de la Escuela de Arte Pancho Lasso, lo que más me llamó la atención ayer al leer la declaración de amor público fue la impudicia de airear y proclamar a los cuatro vientos algo tan íntimo como lo que parece haber entre "Moon" y su chica (o chico).

Pero eso es lo que se lleva hoy en día: el amor público.


Al llegar a casa puse la radio. Mar Montoro, del programa de los 40 principales "La mar de noches", recibía la llamada de Daniel, quien nos contaba su historia, que te enlazo aquí para que la escuches, poque no tiene desperdicio.

No sé si has podido escuchar hasta el final una historia "de amor" tan empalagosa como la de Daniel y Olga, "su churri". El programa de Mar Montoro tiene más de 25.000 fans en Facebook. Me pregunto si a todos ellos les parece normal que se le llame "amor" a la relación que tienen 2 personas que nunca se han visto y que sólo se conocen (por Facebook y por teléfono) desde hace 13 días. Me pregunto si les parece normal que el ingeniosísimo Daniel, en un alarde de originalidad, se plante en Madrid desde Bilbao, para darle una sorpresa a "su churri", y que todos los 25.000 y el resto de oyentes del programa presencien: a) cómo se ven cara a cara, el uno al otro, por primera vez; b) cómo se besan por primera vez ("momentazo con beso de tornillo incluido", reza la página web); y c) cómo a Olga se le saltan las lágrimas de emoción.

En fin, sólo puedo decir una cosa: puajjj...

(Si no existen emoticonos vomitando habría que inventarlos)

Para resumir:

Que si estás enamorado debes publicarlo en un blog, contarlo en antena, llorar en la TV, darte besos públicos de tornillo, pintarrajear las calles.

Ahora es de mal gusto decirle a tu chica (o chico) un "te quiero" cuando se está a solas, escribirle una dedicatoria en la solapa de un libro, regalarle besos, palabras, caricias privadas... a espaldas de todos.

Hay que demostrarlo. Hay que volver público el amor, hacerlo espectáculo, para que todos los demás (peatones, telespectadores, oyentes, público) puedan certificarlo, darle el visto bueno, corroborar que se trata de amor, y no de un simulacro. 

Así que no lo olvides: si dudas de tu amor y de tus sentimientos, pide el comodín del público.

Sólo si sube la audiencia, es amor del bueno.




Para terminar te dejo con una de las famosas "pruebas de novios".

También del desamor se saca tajada.

14 comentarios:

alejandra dijo...

No sé yo si estoy en posición de opinar... De alguna manera también hago el amor y el desamor público a través de mi blog, prostituyo mis sentimientos y mis ideas al precio de un puñado de comentarios... Al final uno no es tan diferente al resto como pensaba.
Pese a mi “exhibicionismo” en la red, sé que no soportaría una pintada en la pared, una declaración pública... (Ya lo pasé fatal el día en que me case).
No estoy conforme con la sociedad que estamos construyendo, donde se cierra un canal de noticias por un reality. Donde lo único que podemos encontrar en los diferentes canales de televisión son frivolidades, chismes y la imagen de una sociedad que ha perdido sus valores, empobrecida en la opulencia.
PD. Perdón por coger tu idea de exhibicionismo y blog.

Montse dijo...

¡Qué interesante está este blog últimamente! Para mí está interesante porque creo que muy sutilmente estás desnudando tu alma, contándonos cómo te sientes, reflexionando sobre tu lugar en el mundo, cómo lo vas encontrando y con quién. ¿Me equivoco?

Con respecto al tema concreto que tratas en este blog, te regalo este texto de Rosa Montero. Antes de que apareciera esto de la web 2.0 yo ya recopilaba materiales para mis clases. En el último viaje compartimos materiales digitalizados pero tengo otros muchos no digitalizados. Entre ellos este texto de Rosa Montero que he buscado al leer este post y que he digitalizado, añadido a los recursos de mi blog y que comparto contigo y tus lectores y lectoras. Espero que te guste: http://montsepedroche.files.wordpress.com/2011/01/amor_de_propietario.pdf

Un abrazo, Montse

PD: Ya que me diste permiso, aquí va una de mis preguntas. ¿La Filosofía del caracol y tu vivencia actual del amor tienen algo que ver?

Montse dijo...

No sé por qué el enlace no ha salido bien en el comentario anterior. Ahí va de nuevo:

http://montsepedroche.files.wordpress.com/2011/01/amor_de_propietario.pdf

Montse dijo...

Sigue sin verse bien, a ver si así hay suerte:

http://montsepedroche.wordpress.com/articulos-y-textos/

En el apartado de Amor el texto titulado "Amor de Propietario"

Montse dijo...

Creo que sí se veía bien, sólo hacía falta maximizar la ventanita, ¡madre mía qué torpe soy! Borra, estos tres últimos comentarios, porfa!!!

Otra vez a viajar al olvido dijo...

siempre hay que prostituirse....

Otra vez a viajar al olvido dijo...

de eso va mi novela, Detrás de las sonrisas...

Otra vez a viajar al olvido dijo...

me encantó llegarme hasta aqui...

Andriu dijo...

Montse: el texto de Rosa Montero me parece magnífico. Eso es precisamente lo que yo quería expresar. No me canso de decirlo: Cada vez me gusta más Rosa Montero (hace años me caía un poco borde). Los comentarios puedes borrarlos tú misma, como autora de ellos; a mí no me molestan. Gracias por compartir con todos ese gran texto.

Alejandra: el tema del exhibicionismo es algo que todos los blogueros nos replanteamos en algún momento, supongo. En los blogs y en las redes sociales (facebook, tuenti) hay mucho de exhibicionismo y de voyeurismo, por qué negarlo. Yo personalmente es un asunto en el que pienso de modo recurrente; y que no he terminado de zanjar. No obstante, creo que cuando se trata de exhibir un amor, la cosa se complica, pues es cosa de dos: una cosa es exhibirse a uno mismo y otra bien distinta es desnudar a tu pareja delante de todo el mundo. A ella puede no hacerle maldita la gracia. Yo sé que hay personas que conservan intacto (pues me lo han dicho) el pudor previo a la era 2.0, como mi padre. A esas personas procuro no sacarlas en el blog, ni hablar mucho de ellas. Es una realidad que sorteo cuando recaigo en la impudicia de desnudarme un poco a través de los posts. En cualquier caso tampoco tengo las cosas claras: ¿cuándo un poema de amor (como los de Neruda) deja de ser exhibicionismo (amor espectáculo) para convertirse en arte? La resaca no me deja pensar, ni sentir, con claridad.

Otra vez a viajar al olvido: ¿puedes explicar eso de que "siempre hay que prostituirse"? Francamente no lo pillo.

Montse: la "Filosofía del caracol" no tiene absolutamente nada que ver con mi "vivencia actual del amor". Es un proyecto político y social, llamado "dEcReCiMiEnTo". Siento haber ido a paso de caracol a la hora de hablar de él. En wikipedia tienes un completo resumen. No era mi intención hacerme el misterioso, sino preparar el tema con una pizca de suspense, para que su exposición fuera leída con más interés. Pero es mejor aclarar el equívoco y evitar la ambigüedad, que ha dado lugar a malentendidos.

Un abrazo.

pepa gonzález dijo...

muy interesante este post.
completamente de acuerdo en la “No necesidad” de emborronar calles a no ser que tenga valor artístico...aunque este matiz es muy cuestionable y muy subjetivo. (mi padre creía que el Graffiti era otra estupidez de la loca juventud)

De resto, el exhibicionismo de sentimientos, sin ocasionar perjuicio para el populis, creo que es bueno e incluso necesario. qué sería de la poesía, la literatura o el arte plástico sin la exteriorización del más grande de los sentimientos???? dejar libertad de expresión. dejar que cada cual muestre al mundo su amor por algo o por alguien de la forma q más le apetezca...lo dicho, sin jeringar al tercero.
seguiré investigando en tu blog, aquí hay mucho por ver. :o)

Montse dijo...

¡Vaya, yo que me había hecho ilusiones! Vale, lo reconozco, el tema es interesante pero ya sabes que a mí nada me interesa más que los temas del alma. Pero bueno, si al filosofía del caracol no va por donde yo iba, entonces te recomiendo leer urgentemente UN MUNDO QUE AGONIZA de Miguel Delibes. Es el discurso que él dio cuando entró en la RAE y tiene una vigencia absoluta después de más de 30 años. Es muy bueno, al menos para mí.

Abrazos, Montse

Andriu dijo...

Pepa: bienvenida, me alegra leerte después de haberte conocido. Efectivamente, hay una frontera sutil que separa el arte de la cursilería y la libertad indómita del amor del mal gusto. Esa frontera no está clara ni bien definida (digamos que no es objetiva) y por eso no conviene ser tajante ni dogmático en estos temas. De hecho, cuando se trata de amor quizás es mejor pecar por exceso que por defecto. Mejor pasteloso que frígido ¿no? Bueno, supongo que también esto depende de latitudes culturales e idiosincracias personales.

Montse: ya sé qué te iba a defraudar. No obstante, sé que también este tema va contigo, por lo que tiene de intento de cambiar a mejor el mundo en que vivimos. Creo que he leido ese libro siendo adolescente. Intentaré volver a él.

Un abrazo.

Jueves dijo...

Me has hecho recordar lo feliz (¡muy feliz!) y lo importante que me sentí cuando un domingo por la mañana vi escrito en la tapia del colegio lo siguiente: "Jueves, te quiero" (bueno, entonces manejaba otro "nombre artístico", claro...). ¡Es que estaba escrito, y en grande, y estaba bien que lo supiera el mundo entero!

Confieso que le tengo simpatía a las declaraciones de amor en las paredes... No sé cuál sería mi opinión si me lo planteara con seriedad... Será que se me quedó grabada aquella alegría de los trece años... O que airear la pasión es de amante adolescente...

Ay, ay, ay...

Andriu dijo...

Jueves: gracias por recordarnos que la sinrazón (del amor) tiene mucha razón. Supongo que la locura del amor es incompatible con el sentido del civismo, no lo sé. Ante la alegría que sintió tu corazón adolescente me parece que nada puedo objetar: ni la falta de civismo ni el mal gusto parecen razones suficientes frente a la deliciosa sinrazón del amor. Sin embargo, me pregunto dónde está el límite. Tengo la impresión de que vivimos en una época en la que el amor romántico se ha mitificado tanto que se defiende incluso allí donde implica una falta absoluta de consideración por los demás. De ahí a "Sin tetas no hay paraíso", donde las chicas se enamoran de los capos y traficantes, hay sólo un paso.

Un abrazo.