miércoles, 5 de enero de 2011

BuEn CaMiNo


Hay personas con las cosas claras: saben hacia donde se dirigen, cómo, con quién. No titubean o, si lo hacen, son resolutivos a la hora de despejar esas dudas que nos paralizan. Saben lo que quieren, y luchan o se esfuerzan en conseguirlo, sin meandros ni rodeos ni rectificaciones. Algunas de estas personas son  simplemente dogmáticas o fanáticas, o simplemente personas poco críticas, y poco autocríticas: tener las cosas claras no garantiza la virtud en que consiste transitar por el buen camino.

Yo nunca he tenido las cosas claras. Yo siempre he dudado de todo. Yo casi nunca consigo reconciliar del todo aquello que hago con aquello que pienso. Yo casi nunca estoy seguro de lo que siento. Yo nunca he creído en dios ni he sentido revelación de ningún tipo. Yo nunca me he comprometido del todo con una filosofía o modelo de vida. Yo las he querido probar todas: la del pirata cojo con pata de palo y todas las demás. Yo nunca he sentido el sosiego y la alegría de tener las cosas claras.

Pero quizás ha llegado el momento.

Quizás ha llegado a mi vida la hora de abrazar, poco a poco, la filosofía del caracol.


14 comentarios:

alejandra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chelucana dijo...

Y esta entrada es tan Andriu que más bien diría que es un desnudo integral :-))

Tú y tus contradicciones. Ahí va una: Hay miradas tan flexibles que es imposible doblegarlas.

Ico dijo...

hay personas, no es mi caso , que saben a dónde van y lo que quieren y no es porque sean dogmáticos y poco críticos sino porque aceptan la vida como les viene sin cuestionarse, algo así como la fe, o la filosofía del caracol.. lento lento..

alejandra dijo...

Quizás detrás de esa inseguridad, y de las dudas sólo se esconda la insatísfacción, que se cronifica y se cala en los huesos como ese frio húmedo que no se saca por más prenda que uno se ponga. Espero logres no serle infiel a esa filosofía...

Andriu dijo...

Cheli: o sea que soy contradictorio y exhibicionista ;)

Ico: tener las cosas claras no es siempre un síntoma de dogmatismo, por supuesto. Muy al contrario, es algo que admiro en muchas otras personas a las que conozco. Yo en cambio siempre he estado "huérfano de religiones".

Alejandra: sí, supongo que una convicción profunda produce cierto calor y sosiego mientras que en la incertidumbre se está un poco a la intemperie. Espero ser fiel a la filosofía del caracol, sí.

Un abrazo y felices Reyes a las tres.

Ricardo dijo...

Cuidado; que la casa del caracol es la forma esencial de un laberinto. No te pierdas en los laberintos de la vida y, si te pierdes, espero que sepas encontrar el centro o la salida o aquel lugar en el que se encuentran tus anhelos más profundos (si es que sabes cuáles son). En cualquier caso, suerte para el viaje. Un abrazo y ¡feliz 2011!

Anónimo dijo...

Hola, Andriu: me parece muy interesante esta entrada y más sus comentarios, todos ellos respetuosos en su crítica o apoyo.

Confieso que me identifico con usted en gran parte pero tampoco olvido que un comentario suyo en otro blog me hizo afrontar con ánimo la Navidad y olvidar un suceso desagradable.

Es usted lo bastante sincero y sutil para descubrir qué le permite serlo.

Gracias a los comentaristas.Feliz 2011.
Gracias Ricardo por unas palabras que yo también necesito.
Un abrazo muy cordial, Andriu.

Pilar.

Andriu dijo...

Ricardo: mi propósito oculto (o por lo menos mi deseo) es el de embarcarles a todos en mi viaje. No es para hacerlo a solas.

Pilar: me alegro volver a verla por aquí, de nuevo, junto a Ricardo. Supongo que es mera casualidad el que los dos hayan leído y comentado el post con tan poco tiempo de diferencia. Confío en que no hayan quedado estas Navidades para verse, sin haberme avisado a mí. Agradezco nuevamente sus cordiales palabras y deseos.

Un abrazo a los dos.

Montse dijo...

Leí este post hace unos días y me invadieron unas ganas tremendas de bombardearte con preguntas. Pero me mordí la lengua, respiré hondo y no dije nada. ¡Voy madurando!, jajajaja.

Hoy, cuando han pasado unos días, vuelvo a leer el post y sigo teniendo muchas preguntas que hacer, pero... Claro que si quieres tú contar por qué estás en la vía haber empezado a encontrar ciertas certezas, yo estaré encantada.

Un abrazo, Montse.

PD: Me gusta mucho eso que le has dicho a Ricardo de que en el viaje cuentas con la companía de tod@s nosotr@s.

Andriu dijo...

Montse: ¡Cuánta contención, recato, prudencia, moderación! ¿Qué hicieron contigo en la sala de lavado de cerebro? Bueno, te respondo: iré desgranando este tema poco a poco, a paso de caracol, sin prisas. Y por supuesto, la filosofía del caracol es para adoptarla todos. Mientras más, mejor.

Un abrazo.

Montse dijo...

¡Vaya!, que no pregunte. ¡Menos mal que me he contenido!, jajaja.

Espero que ganas todo el desgrane. Pero conste que me estoy comiendo la uñas, ehhh!!, jajaja.

Un abrazo mientras sigo practicando esto de la moderación y la prudencia.

Montse

Andriu dijo...

Montse: estás irreconocible. Por cierto, tú eres la única que te autolimitas. No veo por qué no habrías de preguntar lo que te apeteciera.

Un abrazo.

pd: espero no haber abierto la caja de Pandora ;)

pepa gonzález dijo...

algo sobre las decisiones y las tomas de decisiones. besitos.

http://mpepaphoto.blogspot.com/2010/07/alicia-hubiese-preferido-ser-medico.html

http://mpepaphoto.blogspot.com/2010/03/decisiones.html

Andriu dijo...

Gracias Pepa. Ahora mismo lo leo.