martes, 18 de enero de 2011

ObSoLeScEnCiA PrOgRaMaDa


La foto de arriba podría servir para uno de esos post que suelo titular "Agudeza Visual".

Pero no, esta vez no se trata de un juego.

La foto es una de las que te muestra Google si tecleas la expresión con la que he dado título a este post.

La Wikipedia ofrece la siguiente definición de lo que es la obsolescencia programada

"Se denomina obsolescencia planificada u obsolescencia programada a la determinación, planificación o programación del fin de la vida útil de un producto o servicio de modo que este se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible tras un período de tiempo calculado de antemano, por el fabricante o empresa de servicios, durante la fase de diseño de dicho producto o servicio. La obsolescencia planificada tiene un potencial considerable y cuantificable para beneficiar al fabricante dado que el producto va a fallar en algún momento, obligando al consumidor a que adquiera otro producto nuevamente".

El domingo pasado pusieron en la 2 de TVE un documental buenísimo acerca de la obsolescencia programada y la cultura del comprar, usar y tirar en la que vivimos todos inmersos.

Cuando digo "todos" quiero decir "el 20% de la población mundial".

Esa es, para ti y para mí (que vivimos en el "primer mundo"), la única que cuenta.

El documental ya ha sido subido a Youtube:

Se titula "Comprar, tirar, comprar" y puedes verlo aquí.



Esta es una bombilla corriente. Supongo que, en tu casa, alguna vez habras tenido que cambiar alguna. 

¿Por qué se funden las bombillas?

Muy sencillo: por voluntad expresa del fabricante, que las ha diseñado concienzudamente para que no duren más de un máximo de horas determinado. Las bombillas han sido testadas antes de salir al mercado. Y han sido sometidas a una suerte de proceso de selección natural inverso: sólo las menos aptas sobreviven. Sólo aquellas cuya vida útil no es demasiado larga son lucrativas, aptas para ser comercializadas.

Éstas bombillas son las que puedes encontrar en una ferretería o en una gran superficie.

La tecnología para fabricar bombillas más duraderas existe.

Ello beneficiaría a tu bolsillo.

Ello beneficiaría al medio ambiente.

Pero quien comercializa las bombillas no está pensando más que en su bolsillo: no en el tuyo, ni en el medio ambiente.

El documental muestra documentos y normativas internas de los fabricantes de bombillas en los que queda demostrado que la obsolescencia programada es la filosofía empresarial en la que se han basado sus directrices productivas durante los últimos 50 años.

Esto es una impresora corriente.

La típica impresora que cuando se estropea llevas a arreglar y te dicen: "repararla le va a salir más caro que comprarse una nueva". En ese momento tratas de preguntarte qué ha pasado. Siempre has sido muy cuidadoso con tu impresora: nunca le has dado puñetazos ni has apretado todos los botones al mismo tiempo cuando se negaba a ejecutar una orden de impresión. No es justo, pues, que te haya dejado en la estacada de esta manera.

Y sin embargo, todo estaba programado.

Desde que la compraste su obsolescencia estaba programada.

En el docuental muestran cómo tu impresora lleva un chip en su interior que cuenta el número de impresiones realizadas. Cuando llega a un número determinado que ahora no recuerdo, el chip avisa a la impresora de que ha llegado la hora de morir.

El resto de la historia ya la conoces.


Esto es un Iphone.

Bueno, la batería de un Iphone.

Un estudiante norteamericano ganó un pleito contra Apple alegando que las baterías del Iphone tienen una vida de 18 meses y que no son reemplazables. 

Creo que las nuevas versiones del Iphone han mejorado la vida de sus baterías (eso acabo de leer en un foro de internet... aunque a veces estos foros son tan fiables como el presentador de una tertulia de Intereconomía). Sin embargo, en el momento de la denuncia contra Apple parece que el estudiante llevaba razón.

Actualmente Apple es la segunda empresa del mundo más cotizada en bolsa (la primera es la petrolera Exxon).

A estas alturas supongo que tu agudeza visual te ha permitdo distinguir lo que se ve en la primera foto de este post.


Tú vas a tirar la bolsa de basura cada noche al contenedor de la esquina.

El "primer mundo" tira toda su basura tecnológica en los países pobres o en vías de desarrollo. A veces les paga por ello. Otras veces les dice que es tecnología que ellos pueden reutilizar. Pero no es así. El documental enseña cómo esa chatarra inservible se amontona en basureros inmensos que crecen en la cuenca de un río o en las afueras de las ciudades.



La publicidad es por lo general entretenida, sugerente, ágil, ingeniosa.

La publicidad es efectiva: produce tan buen rollo que dan ganas de comprar.

Sin embargo, si lo piensas dos veces, o tres, de lo que dan ganas es de vomitar.


Nota: Si te he parecido exagerado, ambiguo, impreciso o poco convinvente, por favor no dejes de ver el documenal. Si te he parecido todo lo contrario a eso, por favor no dejes de ver el documental.

11 comentarios:

alejandra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricardo dijo...

Jajajaja, con mi madre lo tienen claro los ingenieros de las empresas, y con mi padre, lo tenían, porque ya falleció el pobre.

A mi madre le duran las cosas infinidad de años (una secadora de su casa tiene 40 años; un termo de agua eléctrico unos 38 ó 39; la plancha ni digamos; la batidora eléctrica ni sé, etc); ¡el coche de mi padre aún está ahí a sus 21 años! Y funciona razonablemente bien. Su coche anterior duró también 20 años (y hubo que "jubilarlo" por un desgraciado accidente) .

Es verdad eso de la "obsolescencia programada", como también es verdad que el uso que el usuario, valga la redundancia, hace de los objetos determina en gran medida si ese objeto durará más o menos.
El fundamento de la obsolescencia programada no es siempre que los objetos se rompan o dejen de funcionar, sino la cultura del consumismo y la certeza de que el nuevo juguetito electrónico que te compras hoy, dentro de seis meses está en el mercado de nuevo reeditado, ampliado, mejorado y refundido. Miles de móviles que funcionan perfectísimamente son cambiados por sus dueños para obtener otro con prestaciones más avanzadas. ¡Ojo! Cuando hace 10 años veías una televisión junto al contenedor de basura, es que estaba "caput"; hoy se abandonan televisiones y monitores en perfecto estado de funcionamiento. Eso es un "consumismo programado" con el que las empresas juegan. Contra esto hay un arma: la educación en el consumo responsable y equilibrado.

Interesante post. Un fuerte abrazo.

Carse dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carse dijo...

Las impresoras "mueren" a los 5 años, pero es posible resetear el chip gracias a un programador ruso que regala al mundo un software(cuya web no recuerdo). Vi el documental en la 2 hace muy poco y fue objeto de mi estado en facebook. Creo recordar que lo de las baterías pasaba solamente en los iPod y que ahora la trampa está en que sacan varios iPhones, me explico:

Mi padre se compró el iPhone 4 recién salido al mercado y ahora ya le va a quedar anticuado porque van a sacar uno nuevo mejorado. Lo peor es que la mejora será una gran cagada como lo fue con el paso del iPhone 3G al 3GS, cuya diferencia más apreciable era la de poder grabar vídeos (¿qué móvil no graba vídeos hoy en día?).

En resumen, lo que hacen es ir mejorando poco a poco los iPhone para que los fieles seguidores de los mismos se gasten 600€ por otro nuevo.



Me indignó ese documental.


Un abrazo

alejandra dijo...

He estado viendo un poco el video, no he podido terminar de verlo pero prometo que lo haré. Ok, las empresas, los gobiernos, las diferentes situaciones nos han llevado a crear una sociedad de consumo exagerado con unos recursos limitados. Pero estamos en posición de cambiar, o sabemos cómo hacerlo?. Nos hemos creado nuevas necesidades, hemos conocido un mundo tan copioso que solo nos genera insatisfacción. Pero volver a lo esencial, a nuestras necesidades más básicas, es posible?. Plantéate como pueden vivir esas limitaciones tus alumnos, e incluso tú.
Me ha impactado al menos la primera media hora del video. Interesante sin duda, pero mi mente práctica me invita a buscar soluciones, y no estoy tan segura de saber encontrarlas. La idea del decrecimiento no me termina de convencer porque no creo que estemos preparados para ello, tendré que seguir informándome a ver si la termino de comprender.

Chelucana dijo...

¡Vaya, Andriu! Cuando anunciaste que explicarías tu nueva filosofía, imaginaba que llegarías al documental sobre la obsolescencia programada, pero no tan pronto. ¡Has corrido, caracol!

Andriu dijo...

Ricardo: estamos totalmente de acuerdo. Consumo responsable y ser conscientes de la dinámica consumista que se nos pretende inculcar. Tus padres: unos resistentes de tomo y lomo. Sírvannos de ejemplo. Y esa secadora no digamos: ¡casi tan vieja como tú! xP

Carse: en efecto el programador ruso que comentas aparece en el vídeo. Cuánto me alegro de que hayas visto el documental y que lo hayas difundido en Facebook al ponerlo en tu estado. El caso práctico del móvil que nos cuentas es un ejemplo perfecto de lo que hablamos. Una pregunta: ¿ves a la gente de tu eneración MÁS concienciada con estos temas, MENOS concienciada, o IGUAL?

Alejandra: Tus dudas y tus preguntas son razonables, yo también las tengo. Yo por ahora soy vivo inconsecuentemente con estas ideas. Es difícil salirse del sistema a solas. Lo que puede hacer un solo individuo es bien poco. El cambio que se necesita es global. Hace falta "masa crítica". Muchos si pueden hacer cambiar las cosas. De nada sirve que yo sólo deje de consumir electricidad en mi casa. Sin embargo el apagón general (colectivo) por una hora que se lleva haciendo desde hace algunos años sí es una medida con cierta repercusión global. Tiene algo de acto simbólico, pero también de primer paso hacia un cambio de paradigma. Una hora al día sin electricidad no nos cuesta mucho esfuerzo. Nos puede servir para tomar conciencia y dedicarnos a placeres no consumista: una charla, contar historias de terror, hablar con nuestros hijos, hacer el amor, meditar, etc. Ello es el primer paso hacia una Humanidad más comprometida con la necesidad de desacelerar, y capaz de disfrutar con ello.

Chelucana: es que esto es una exposición desordenada, improvisada, informal y visceral. Contigo aquí me siento bien respaldado.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Yo me compré el ordenador como procesador de textos pues soy aficionada a escribir (mal). Me encuentro con éste que me permite conectarme a Internet y vivo en un domicilio que tiene modem. Estoy abandonándo mi disdiplina que es la Literatura y la lengua perdiéndome por un sinfín de páginas que colapsan de información mi cabeza. Pierdo progresivamente la corrección ortográfica.
Tengo que limitarme el tiempo de conexión y los blogs en los que me pronuncio. Continuamente se me obliga a aceptar actualizaciones con las que podría hacer maravillas si supiera, quisiera o tuviera tiempo. Los más jóvenes que yo se mueven en este medio como pez en el agua con lo que aumenta la presión.La crisis y medidas reguladoras de la red me temo van a separar progresivamente a la persona que quiere aprender de la que posee dinero para costearse estos avances. Yo no he podido hasta hace muy poco e ignoro cuánto tiempo podré permitirmelo.

Añoro las largas horas de lectura. Los largos veranos buceándo en los libros.

Ser real, hablar con alguien real hasta cuando escribías un cuento.

Esta mañana me han pedido la firma digital. Pronto llegará el voto digital.

Hace poco vi:"Inteligencia Artificial".Spielberg hace una advertencia en los extras.

Un abrazo.

Pilar.

Carse dijo...

Yo diría que menos. He dicho mucho sobre lo de Apple y la gente me dice: claro, pero es Apple, sona la polla.

Y es cierto que sus aparatejos son muy buenos, pero nos tienen comiendo de su mano.

Un saludo

Andriu dijo...

Pilar: son miuchos temas los abordados en un mismo comentario. Mi consejo: restarle horas a la red, los blogs, etc. y ganarle tiempo a la pasión de la lectura y la esccritura.

Carse: pues sigue diciendo y contando lo que cuentas y dices. Cada vez seremos más, y más, y más. Y así llegará un día en el que miraremos a nuestro alrededor y exclamaremos: ¡SOMOS la polla!

Un abrazo.

mutuhess dijo...

Gosh, I’ve been looking about this specific topic for about an hour, glad i found it in your website!

online pharmacy