martes, 30 de septiembre de 2008

CoNtEnCiÓn LiTeRaRiA


Ayer hablé por teléfono con mis padres.

Y me hablaron del blog.

Me dijeron que un amigo nuestro, un amigo de la familia, de nacionalidad americana, lo había estado leyendo y se había divertido con él, pero que, al mismo tiempo, no había dejado de sentir cierta preocupación al leer ciertos comentarios y alusiones a temas sensibles, como la bandera, la identidad nacional u otros.

Su inquietud venía de su conocimento de sus propios compatriotas.

El mensaje venía a ser: ten más cuidado con lo que escribes.

Si hasta la fecha he sido bastante comedido, ello ha sido por varias razones.

En primer lugar: por respeto y gratitud.

Soy un (profesor) visitante en Texas y en Estados Unidos. Se me está brindando la oportunidad de vivir y trabajar en este país en virtud de un acuerdo bilateral entre el Ministerio de Educación en España y su homólogo estadounidense. Además, desde que he llegado la actitud general de los americanos, tanto en la escuela como en la calle, ha sido de una hospitalidad sin tacha. Así las cosas, respeto y gratitud son dos ingredientes que necesariamente han de estar presentes en estas crónicas, como un contrapunto a la reacción que en mí suscitan algunas de las cosas que veo a mi alrededor.

En segundo lugar: por relativismo cultural.

A menudo nos quejamos de que los americanos son etnocéntricos y ombliguistas, de que sólo conocen, o sólo les interesaría conocer, su país. Sea o no cierto el estereotipo, ello no justificaría por mi parte sucumbir a esa misma tentación de simplificar la realidad al percibirla desde nuestra particular y a veces localista y pueblerina visión del mundo. Quizás por ello, antes de escribir algunos de los posts que tengo en mente acerca de la religión, el consumismo, la política y la cultura en general he preferido esperar y seguir observando. He preferido no precipitarme y tener, antes de vomitar cualquier diatriba antiyanqui, la ocasión y el tiempo de reflexionar, de repensarme a mí y a la cultura de la que procedo, para así poder esquivar mejor cualquier prejuicio injusto.

Y en tercer lugar: por prudencia.

En efecto, soy consciente de que este blog es perfectamente localizable por cualquiera provisto de un bagaje tecnológico básico, incluso si no hubiese ofrecido en él datos personales. Soy consciente de que la línea que separa al Andriu que lo firma del Andrés Fajardo que ocupa una plaza en una Escuela Elemental del norte de Tyler es finísima. El primero no es tan libre de publicar lo que quiera cuando esa línea es tan fina y al segundo le advirtieron -otros profes españoles veteranos- que no era aconsejable tomarse una cerveza en un café de Tyler con la camiseta de la escuela puesta. Soy consciente de que se espera de mí por parte de quien nos ha contratado cierta etiqueta y que el responsable del Ministerio de Educación español nos advirtió de que tuviéramos mucho cuidado con lo que hacíamos y que no olvidáramos que además de profesores éramos "embajadores españoles" en Estados Unidos y que era responsabilidad nuestra "que las puertas quedaran abiertas" para que en el futuro pudieran seguir viniendo más profesores visitantes al país.

Joder, qué mal rollo me está entrando...

Son demasiadas razones, demasiados obstáculos para un blog, que es casi por esencia un producto cultural ácrata y libre, personal e idiosincrático, a menudo anónimo.

Por otra parte, el número de lectores y comentaristas ha aumentado y se ha diversificado en los últimos tiempos. Qué lejos quedan aquellos posts interminables escritos en soledad y febrilmente en alguna madrugada caletera, casi como un diario personal a la vieja usanza, como una bitácora de a bordo sólo accesible al capitán, en la que sólo muy de cuando en cuando naufragaba algún comentarista insólito. Ello, quiéralo uno o no, necesariamente impone cierta autocensura o contención.

Así que la noticia o el comentario telefónico me cayó, en principio, como un jarro de agua fría.

¿A quién no le agría el domingo pensar que la policía federal, las autoridades escolares o las espirituales-religiosas de Tyler pudieran estar potencialmente interesadas en meter las narices en el blog de uno?

Pero luego, pensándolo mejor, he conseguido darle la vuelta a la noticia.

Y es que nada hay más excitante y estimulante que tener que fintar con el lenguaje.

Y es que nada más intelectualmente sano que pensarse las cosas dos veces antes de publicarlas.

Nada más entretenido y sugestivo que introducir cierta complejidad al recurrir al gesto parcialmente inhibitorio de la contención literaria...



13 comentarios:

Montse dijo...

Jo, Andriu, entiendo tu actitud pero me decepciona. Resulta que al final el mundo va a acabar cambiándonos. ¡Esto es lo que me hace vieja!

Un beso, Montse

Dácil Melgar dijo...

Contenerse no es saludable. Aunque he de decir que me extrañaba que tu no lo hicieras. Creo que una dosis justa de respeto es suficiente para poder decir lo que te salga de los cojones. Un beso

El Cizaña dijo...

Tù te moderas, y nosotros damos caña?

Esto me recuerda a 1984. Gran año.

Ricardo dijo...

¿Hasta dónde podemos llegar tus comentaristas? Porque también te podrán decir que eres tú el responsable de los comentarios subidos de tono o políticamente incorrectos puestos que los permites en tu blog. Si no hago valoración alguna del país de la hamburguesa y sus costumbres, eso sí, ¿podré seguir metiéndome contigo, no? Con tu IMC, por ejemplo. Eso no creo que ofenda a nadie, salvo a ti y a tus novias tylerianas. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Parece ser que lo del freno y la moderación no sienta muy bien por aquí..será que suena pelín represivo. Bueno Andriu, no intercalaremos "motherfuckin'" cada dos palabras, pero ¿tenemos licencia para soltar un "coño, hostia" de vez en cuando? Por cierto, este es un blog de PUTA madre.
Rbc

Anónimo dijo...

Parece ser que lo del freno y la moderación no sienta muy bien por aquí..será que suena pelín represivo. Bueno Andriu, no intercalaremos "motherfuckin'" cada dos palabras, pero ¿tenemos licencia para soltar un "coño, hostia" de vez en cuando? Por cierto, este es un blog de PUTA madre.
Rbc

chelucana dijo...

Para ser un post medido, comedido y contenido, después del jarro de agua fría,... ¡Qué bien lo cuentas, Andriu!

No sé si es una hábil finta con el lenguaje, una inversión del punto de vista, un pararse a pensar sobre lo escrito, una excusa o justificación,... A mí me han convencido tus argumentos.

Ser respetuoso, agradecido, prudente y evitar conscientemente caer en estereotipos culturales no creo que suponga menoscabo alguno a tu aguda y perspicaz visión de la cultura y sociedad norteamericana. Y es más sensato ponerse en el lugar del otro antes de que los propios argumentos se vuelvan contra ti y te acaben llamando "paleto" o "redneck" ;-)

Un abrazo

Andriu dijo...

Jo, montse, si esos cambios que el mundo inflige sobre nosotros son si acaso en parte rumiados y voluntariamente aceptados: ¡bienvenidos sean! Lo aburrido sería que el mundo no nos cambiara un poco por dentro, porque por fuera, ya se sabe...

"Contenerse no es saludable. Aunque he de decir que me extrañaba que tu no lo hicieras" -Daxil dixit. Vaya, esta chica me conoce...

Sí, cizañitas, gran año aquel, casi el mismo en el que vino al mundo mi Gran Hermano.

Ricardo y Rbc: pueden dejar aquí todos los "motherfucking" y todas las opiniones políticamente incorrectas que quieran. Los tacos de cualquier género son a veces literariamente ineludibles y siempre son compatibles con un discurso o crítica inteligente y, aunque beligerante, no ofensiva. No espero menos de mis comentadores ni veo probable que en un futuro me vea obligado a moderar mis comentarios.

Un abrazo a todos desde el centro del mundo.

Andriu dijo...

Muchas gracias, chelucana, acepto todos tus cumplidos excepto lo de mi "aguda y perspicaz visión de la cultura y sociedad norteamericana".

Por hiperbólico.

chelucana dijo...

Ja,ja,ja,ja, Andriu. Hiperbólico, no sé. Redundante, sí. A veces no repaso lo que escribo. Dejémoslo en "tu particular visión de la cultura y sociedad norteamericana".

El resto de mi comentario no es más que una paráfrasis de lo que tú escribes en el post. Me alegro que aceptes "tus" cumplidos. ;-)

Sigue escribiendo, por favor. ¡Estamos encantados/as!

MARONINI dijo...

Qué mal rollito me ha entrado...uy uy uy...pero nada, si has conseguido darle la vuelta, tú en tu línea, estupendo.

Anda que no hay que reprimirse, para que no piensen que eres un "enteráo", para que no piensen que tu comporamiento es inadecuado, para que no crean que se te va un poco, para quedar bien, para contentar...chico, y yo que me voy a mudar a Caleta Caballo, que allí, por haber menos gente hay menos problemas.

Un beso y libérate, libérense todos.

Andriu dijo...

¿A Caleta Caballo? Guauuu, qué valor.

Anónimo dijo...

anonadado me quedo....
la gratitud es un sentimiento que te honra pero que carajo tendra que ver con la libertad de expresion, cuando ademas en este caso no estan peleadas (no puedo usar la letra mas querida del abecedario espa--ol porque estoy en un teclado bastante absurdo de Virrey Amat).....has de fintar, medir, calibrar (por mucho que te guste el ejercicio intelectual en si)tu pensamiento por una de las absurdas maneras yankis de entender el mundo......todos sabemos que es un pais capaz de lo mejor y de lo peor.....y quiero disfrutar de lo mejor de ti en tus palabras sin descifrarlas, por mucho que aportarle densidad al lenguaje sea tu aficcion favorita......no se loco, no creo que seas buen embajador de tu cultura si en un lugar que se presume privado no te expresas con sinceridad.....tambien han de respetarte a ti,no?
san