martes, 16 de septiembre de 2008

Mi DeAdLiNe


Estamos sudando la camiseta.

Me refiero a los profesores españoles, aunque no sólo.

Cada vez que me cruzo con Mrs. Smith en la escuela me río un rato con ella porque siempre está overwhelmed (saturada).

Y es que, de hecho, siempre está.

Si voy el sábado a la escuela, está.

Si va Raquel el domingo, está.

Cuando salgo por las tardes de regreso a casa, está.

Siempre está quejándose, medio en serio medio en broma.

-Ándrhes, that´s not possible!

-Ándrhes, that´s crazy!

-Ándrhes, I think I´m gonna need a
margarita!

Dice que lleva 30 años trabajando y que esto no lo ha visto nunca.

Curioso...

Este año el distrito escolar de Tyler y el estado de Texas está empezando a implantar un sistema o programa o curriculum unificado y totalmente informatizado.

Se llama CScope.

A mí por el momento me parece estupendo. Quizás más adelante les cuente algo más al respecto.

Pero para quien nunca tuvo buenas relaciones con la informática, el Cscope está siendo en cierto modo una pesadilla.

Mrs. Smith llevaba una semana jurándome que no se pensaba rozar por la escuela este fin de semana, que venía a visitarla su novio desde San Antonio y pensaba dejarlo todo hecho antes del viernes.

Yo bromeaba y le decía:

-Vale, pero tampoco quiero ver por aquí a tu hermana gemela metida en tu room haciendo lesson plans.

O

-Este fin de semana tienes excusa... Si no fuera por el huracán Ike seguro que te veía por aquí.

El huracán llegó muy debilitado a Tyler y esta mañana Mrs. Smith me confesó:

-Ándrhes, el domingo vine, Ándrhes, diez minutos, pero vine.

-That´s crazy, Ándrhes, can´t believe it!

Raquel y yo alguna vez la hemos tanteado un poco para ver si lo de las margaritas va en serio, pero siempre acaba riéndose y admitiendo:

-Don´t trust me, Ándrhes, I´m kidding.

Y es que ser profesor en Tyler y hablar de irse a tomar unas margaritas por ahí puede ser una imprudencia.

Si Mrs. Smith supiera que cada viernes nos vamos al "On the borders" a tomar un par de ellas, no sé que podría pasar.

Puede que se viniera con nosotros encantada de la vida.

O puede que ese buen rollito entre pasillo y aula que hay entre nosotros se enfriara...

Pero me estoy enrollando y yendo por las ramas.

Hablaba de sudar la camiseta.

No estas dos, que todavía no he estrenado.

Al llegar al aula esta mañana estaban colocadas sobre mi mesa con mi apellido en un post-it. Es la camiseta para el viernes, el casual day, en el que se nos permite ir al cole en vaqueros y con una de estas dos camisetas del equipo.

Al ver los colores me sentí como en casa...



Lo que quiero decir es que son muchos los días en los que salgo del cole a estas horas.

Conduzco y veo ponerse el sol por el lejanísimo oeste, el very far west.

El oeste por excelencia siempre fue para mí ese faro de la isla de el Hierro.

Y por eso me quedo embobado también con este cielo al extremo oeste del isleño oeste.

Conduzco y lo contemplo e intento esquivar en el dial las emisoras baptistas y las presbiterianas, a fin de no confundir el sentimiento en cuestión y quedar convertido a cualquiera de estos credos.

Porque lo que me transmite en verdad el lienzo móvil e inasible de esa luz crepuscular no es otra cosa que la alegría y tristeza simultáneas que desde el título de este blog hasta gran parte de sus posts trato de perfilar y matizar desde hace ya un buen tiempo.

Es esa luz difusa y viva la que me despierta y rescata fugazmente de esta vorágine laboral y me recuerda que hay ahí fuera un mundo enorme esperándome.

Y que me lo estoy perdiendo.

No es Mrs. Smith sino la luz y el cielo teñido quien me repite:

-That´s crazy, can´t believe it...



¿Pero en qué, demonios, se van tantas horas?

¿En qué, para que al final llegues a tu casa exhausto y tires al suelo la maleta, tu teacher ID y todo lo relativo al curro? -dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.



A veces en trainings o cursillos por las tardes, de uno y mil temas.

Desde diabetes hasta discriminación sexual, pasando por uno sobre instrucciones para manejar el teléfono del aula.

En Austin, al llegar, estuvimos toda una semana haciendo trainings y me lo pasé pipa.

Me gusta aprender y por lo tanto la mayor parte de los cursos por lo general me entretienen y algunas veces me fascinan.



El de Austin estuvo genial.

Nos quedábamos, los 59 profesores españoles visitantes en el estado deTexas, en una residencia universitaria privada a lo Harry Potter.

Por la mañana cursillos y por la tarde deporte y vida nocturna en Austin, la tercera ciudad con más marcha del país.

Pero eso es otra historia.

Ya hablaré sobre esa primera en Texas.

Le debo un post a The Conquerors.

Ahora los trainings son por la tarde, después de un día en el cole en el que el despertador se ha colado en mis sueños a las 6:15 am y sólo he tenido 30 minutos para comer mientras reviso el correo del Centro.



Y después del training la faena continúa en casa.

No he tenido tiempo ni ganas de amueblar la casa, así que reservo un espacio de la moqueta para cada asignatura.



A veces también me ocurre que salgo por las mañanas y dejo el apartamento hecho un pincel, ordenado y limpio, pero al llegar por la tarde entro y me lo encuentro todo revuelto.

Algún ladrón entra durante el día y me lo desordena todo, pese a no llevarse nada.

O quizás es la poli de Tyler que ha oído ciertas conversaciones y lo ha estado registrando en busca de margarita.



Alguna vez he sido el último en irme del cole y en el parking esta mi cochazo desesperado y solo.

Dentro de algunos meses, cuando llegue a la escuela por las mañanas, también será noche cerrada.



Junto a mi escritorio, en la escuela, cuelgo un calendario en el que voy tachando fechas importantes.

Aquí es tan grande la presión que te meten con todo, que a una fecha límite la llaman deadline.

Hay plazos para todo:

Para hacer este examen o el otro.

Para meter los resultados en tal o cual aplicación informática.

Para hacer un inventario, para recoger de los padres impresos firmados, para...

Yo que he sido jefe de estudios sé lo importante que resulta para la organización de un Centro el que las partes realicen correctamente y en tiempo su cometido.

Así que pienso hacer bien mi trabajo de hormiguita...

Eso sí, yo también tengo que marcarme una deadline.

Tengo que ponerle fecha, límite y plazo a esta entrega en cuerpo y alma a Tyler ISD.

Debo no perder la perspectiva.

La de ese cielo vasto y cambiante que se extiende sobre Tyler y mucho, mucho más allá de Tyler...



12 comentarios:

MARONINI dijo...

Decoración minimalista que le llaman.

1004

Anónimo dijo...

no se hable más, me traes una camiseta de esas.Loco, es la primera vez que noto algo que va más alla de tus maravillosas descripciones sobre lo que sucede a tu alrededor. Tranquilo, respira. Yo en pocas horas me subo a un avión rumbo a Gijón....aventura. Deadline. Ya te conterá.
Besos, San.

Pd:

Anónimo dijo...

Ánimo, nene, que tú puedes!

Eso sí, el límite siempre lo pones tú, quizá sea hora de que lo pongas un poco más bajo. Seguro que, aún así, será más que suficiente para cuidar de tus gansitos.
Abrazos, Pafri.

Anónimo dijo...

Andres, tengo que intervenir aqui de nuevo, la otra vez fue por tu acercamiento en el mundo del arte, esta vez por el de la decoración. Me gusta ese aire desenfadado y moderno que le has dado a tu apartamento. It`s amazing!

Nota: Fati ya tuvo a su bebe, bueno bebe es un decir....al no tener aun nombre, se de alguno que le llama "el pollo de Santo Domingo" pesó 4,250Kg.

Enternecedoras tus historias con los gansitos....

Un abrazo, Elisa

Anónimo dijo...

¡Qué alivio "saber-te" bien después de la noticia!!!. Me permito el enclítico porque tus posts son tan deliciosamente auténticos que en realidad no se leen, más bien se saborean con el deleite que deja el buen "sabor a chocolate" (por cierto, tenía el libro inmerecidamente despreciado en la mesilla y te debo a ti el rescatarlo y leerlo).
Fue hoy cuando me puse al día de tu nueva etapa, preocupadísima por el "hurricane", así que cuando he rastreado el ratón en busca de imágenes alentadoras y veo el puntazo de foto de éxito entre las texanas, no he podido por menos que pensar en la madre que te parió (un beso a Maruca, ya que la nombro:-).
Deduzco, por tanto, que el Ike ha sido a Tyler lo que el Delta a las inmediaciones del Blas pero sin día de asueto meteorológico:-)
Leeré con más detenimiento l referente a tus clases. Hasta el momento es enternecedor lo que he leído pero me cuesta imaginarte en un contexto ambiental "carpetovetónico a la americana" contando El Patito Feo sin aludir a Platón.
Andrhes That´s crazyyyyyyyyyy!
Greetings from Rome
Goalkeeper

Dracón el filósofo dijo...

Goalkeeper, no serás por un casual quien yo creo que eres, no??

Aquí, Andriu, ya hemos tenido la presentación los de bachiller, y empezamos el viernes. A ver que tal se da este año.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Sin ánimo de robarle ni un ápice de espacio al blog de Andrew, me permito contestar a Dracón. Sí, mi querido "Little Doctor House", soy quien creo que crees que soy. Venga, a hacer los deberes!!!!!!!!! Esto es espacio de adultos:-) Un superbeso, Kevin

Anónimo dijo...

Y decían cuando empezaron los ordenadores que todo sería más fácil, que nos iban a ahorrar mucho tiempo en el trabajo.... me acuerdo de aquello y pienso ahora ¡cómo nos engañaron!, estoy con Mrs Smith, a pesar de tantos años trabajando y con estas nuevas aplicaciones que todos tenemos que usar se han apoderado de nuestro tiempo. Sí Andriu, todos estamos en la vorágine, pero ya verás que sacarás tiempo para disfrutar también. Tendrán un día que llevar a Mrs Smith a por la margarita, todavía tienen tiempo por delante...
Al apartamento veo que entran los duendes en tu ausencia, me temo que son los que vivían en tu coche en Lanzarote. Te quieren, te acompañan, lo que echan de menos son las botellas de lanjarón.
Qué puesta de sol tan bonita, las veremos juntos. Un beso grande.
Castora.
PD. No sé quien saluda desde Roma, pero devuelvo el saludo.

Andriu dijo...

Minim..ilfive, maronini.

Santi, loco, me tienes que contar. ¡¡¡Gijón!!! Joder, abre un blog o escríbeme un mail en condiciones lo antes posible. En cuanto vi las camisetas te juro que pensé en ti. Son tus colores y tu estilo y ya que no puedes conducir mi coche si podrás llevar una camiseta setentera de Orr Elementary, el cole en el que explotaron laboralmente a un buen amigo.

Muchas gracias, brother, estamos trabajando en ello...

Elisa, me alegro que apruebes mi criterio estético. Después de muchos decoradores haciendome propuestas y presupuestos me decidí por una cosa funcional, sobria y con un toque retro. Eso sí, muy desenfadado, como dices. Dale muchas felicidades a Fati y Antonio de mi parte. Con ese peso, búsquenle al bebé un nombre americano.

Hello Mrs. Goalkeeper! ¡Me tienes que contar qué haces en Roma entre semana en el mes de septiembre! Me tienes muy intrigado y muy celoso. Me alegro que disfrutaras con "Sabor a chocolate". Lo leí casi todo en Famara, en un día de julio absolutamente vacacional. Qué tiempos..

Castora, yo me río con Mrs. Smith pero no creo que el problema de tiempo esté en los ordenadores. Y sí, lo sacaré de algún lado. Sólo espero que al hacerlo no mire a mi alrededor y me diga: ¿y qué puedo hacer aquí en Tyler?

(¿Me habré convertido en un workalcoholic?)

Un abrazo estresado.

Andriu dijo...

Me salto los comentarios al leer, sorry, Dracón.

Que bueno (¿no?) que haya empezado ya el curso. Ya me contarás quién te da filosofía y qué te parece la asignatura, aunque algo vimos ya en 4º el año pasado.

Recuerdos al busto del insigne Blas Cabrera.

El Cizaña dijo...

Hermano, comparto contigo esa sensación de: "Hay un mundo ahí fuera. Y me lo estoy perdiendo"

Parafraseando a ciertos adolescentes: "Esto nos curte"

Un beso

Yaiza dijo...

Insisto, tienes que amueblar el piso. Crear un buen "climax". Si no, tus duendes buscarán otro hogar...que, al menos, tenga agua Lanjarón.

Besos