lunes, 2 de febrero de 2009

RuTiNa ReToMaDa


Con mami.



Sin mami.


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Supongo que el cambio se aprecia también en lo inmaterial: vivencias compartidas, conversaciones, compañía...

Yaiza dijo...

La madre que te parió!!!! Al menos podrías guardar una semana o dos de luto,...aún no se ha ido el olor a mami de tu casa y ya estás comiendo cochinadas. ¿¿¿No te das cuenta de que cuanto peor comes más gargantítico te pones????
Muy mal, Andriu, muy mal!!!¿Y qué pasa con el yoga? ¿Lo has retomado?

Y.

Anónimo dijo...

Hola Andrés!!!
Seguro que retomar la rutina no será del todo fácil, aunque sí culinariamente hablando, hay que ver como te pones!
Desde casa seguimos tus andanzas y vivencias, y tu abuela está encantada de verte y leerte!
Un fuerte abrazo tafireño,
Malena

Anónimo dijo...

Vaya, vaya, ni 24 horas que abandono Tejas y veo como te estás poniendo....
Recuerda que en el congelador hay cositas sanas.
Un beso muy grande.

MARONINI dijo...

Muchacho!!! semejante plato y con menudo contenido...

No coma tanta porquería, por dios, que tan difícil no será encontrar alimentos sanos en Texas. Date el capricho de comida basura una vez en semana y vuelve a los purés y verduras, que a tu edad luego cuesta quitarse esos kilitos que sobran, je je.

Un beso dulce, pero con sacarina.

El Cizaña dijo...

Jejeje... esa cebolla a la parrilla tiene muy buena pinta...

Por cierto, cuidado con Yaiza que amenaza con usurpar el rol de madre... o duplicarlo! Yai, ten tus propios hijos...

Montse dijo...

¡Ten hijos para esto! Sólo te echan de menos porque te sacaban el estambre, ay!!!

Yaiza no hagas caso y no tengas hijos que luego se hacen grandes y mira cómo acaban siendo.

Un saludo, Montse

Anónimo dijo...

Claro! Di que sí! A ver si se creen que el acento y la pose texana sale con unas simples clases de conversación. No, hombre, no, hay que meterse en materia...

Pafri.

Ricardo dijo...

No me cebaré contigo, Andriu. Para cebarte ya estás tú solo. Me dedicaré a hacer una loa sobre las madres: ¡Viva la madre que te parió! ¡Vivan las madres que nos parieron a todos/as! ¡Viva la comida casera y la cocina hecha con tanto cariño de nuestros padres!
Tu dieta me tiene preocupado.
Un abrazo.

Andriu dijo...

Jajaja...

Creo que en vez de contestar individualmente mejor escribo un post sobre el asunto.

Mujeres sin hijos: ¿¿No saben todavía que no hay nada que aprecie más una madre que un hijo que elogie hiperbólicamente sus dotes culinarias y que confiese que sólo esas artes son capaces de salvarlo del pérfido abismo de perdición de la american fast food??

Un abrazo muy grande.