lunes, 26 de octubre de 2009

PeSaDiLLaS DoCeNtEs


Ahora que la gente me pregunta a qué me dedico,

Ahora que me interrogan: ¿tú qué eres? ¿qué haces?

Ahora que no sé muy bien cuál es la respuesta,

Ahora que respondo: paseante, escritor, persona, profesor;

Y a medida que avanza la noche: equilibrista, instructor de yoga y demás lindezas.

Ahora me da por volver a tener sueños de profesor.

O casi.

Y es que los profesores también tienen sueños:

Y pesadillas.



Hay toda una serie de pesadillas docentes grabadas a fuego en el imaginario colectivo del gremio:

Por ejemplo, soñar que llegas al instituto y está desierto y no tener ni idea de qué ha podido ocurrir.

O llegar y entrar en clase y darse uno cuenta de que ha olvidado vestirse y anda semidesnudo o en pijama.

O enfrentarse de golpe y porrazo al primer día del curso sin tener ni idea qué decir, sin haber mirado el programa ni saber siquiera el nombre de la asignatura que uno debe impartir.

Todos estos son sueños de profesor.

Pero este curso yo no soy un profesor, sino un semiprofesor o un cuasiprofesor:

En suma, un profesor que disfruta de un año de licencia por estudios.

Y anoche, por cierto, he sabido lo que sueñan los profesores que disfrutan de un año de licencia por estudios.

Quizás es porque mañana comienzo el curso de Escritura en el que me he matriculado.

Quizás es porque mañana empiezo a cumplir un horario (extenuante, por cierto: de martes a jueves con descanso los miércoles, dos horas cada día).

A partir de mañana tendré profesores y quizás también tareas, "deberes", cuadernillos Rubio que caligrafiar...



Lo cierto es que he soñado lo siguiente:

Me presentaba en mi instituto, en Lanzarote, en el que tengo la plaza pero que todavía no he ocupado. Estaba hablando acaloradamente con la directora, que me amonestaba por mis reiteradas faltas durante el mes de septiembre. Entonces me enseñaba un sobre con dinero y me decía que se trataba de mi sueldo pero acto seguido sacaba de él un fajo de billetes de 100 euros y me decía que creía que era lo más justo detraerlos de mi sueldo puesto que había faltado reiteradamente, incluidos los fines de semana. Yo le decía que sólo había tenido dos catarros cortos, poca cosa. Y ella replicaba que no, que había faltado 12 días seguidos por no sé que historia de la mano: "¿De la mano? -le dije- ¡Yo nunca he tenido un problema en la mano!". Pero ella me enseñaba el parte de faltas con 12 grandes cruces seguidas en el mes de septiembre y unos documentos médicos con fotos y radiografías de las uñas y tendones de las manos. Al pie de las fotos rezaba: "lecho ungueal de los dedos". Yo no comprendía nada, me indignaba y protestaba mientras trataba de contener el desbordamiento de un llanto que se revolvía en mi interior. Le decía que yo era de esos profesores cumplidores que nunca faltan y que lo de este mes de septiembre me resultaba inexplicable pero que de cualquier forma no se volvería a repetir.

Aquí se interrumpe la escena:

Porque de pronto me encuentro fuera del instituto, apoyado sobre la ventanilla del coche de la directora y ella me está contando problemas suyos de índole personal y el tono es amistoso, cómplice, confidencial.

Me levanté sobresaltado y divertido, tras descubrir los caprichos y juegos con los que se entretenía mi inconsciente por las noches.

Me acordé de Silvio y me dije:

-Esto que venga Alfredo y me lo explique.


10 comentarios:

Montse dijo...

¡Qué profes más raros!, jajaja.

Que se te dé muy bien el inicio de curso.

Salud y República.

Dracón el filósofo dijo...

Andriu...séme sincero.... ¿Echas de menos el Blas???? ¿¿¿Quieres volver a él????

La verdad es que necesitaríamos a alguien como tú aquí, por razones que ya contaré en su momento...De momento baste decir que dos clases de 2º llevamos sin Filosofía un mes...

Y me da la impresión de que la partida de trivial deberá ser aplazada... No voy a pisar Madrid en mi aventura, sino Zaragoza o Cartagena(Si alguna mañica que yo me sé está leyendo esto, que me dé algún consejo sobre como es Zaragoza)

Respecto a los sueños, este blog cada día se me parece más a un sueño en Internet... Que visión más onírica está tomando todo... Ya dudo de que hasta Silvio sea real, y no un desdoble tuyo..

Un saludo subsconsciente

Dracón de Salander-Doofenshmirtz

Andriu dijo...

Montse, no me digas que tú nunca has tenido ninguno de esos sueños docentes. Por cierto: ¿y ese saludo?

Dracón: mi plaza no está en el Blas sino en el Agustín Espinosa. Del Blas echo de menos la gente, muchos profes y alumnos que son gente estupenda. Pero ya habrá tiempo de reencontrarse con ellos, no es el momento. Qué pena que no nos podamos echar esa partidita al Trivial. Todas las noches me acuesto a estas horas intempestivas repasando las preguntas.

Un abrazo.

Montse dijo...

Andriu, siento decepcionarte pero no, nunca he tenido esos sueños docentes. Lo de ir en zapatillas o en pijama o desnuda, sí lo he soñado pero no al aula sino en situaciones cotidianas de la vida. No sé, quizá es que a mí me produce más inseguridad ciertas cosas de la vida que el aula. El aula es mi medio, ahí me siento segura, por eso a lo mejor no he soñado esas cosas.

¿El saludo?, ¿que a qué se debe? Pues a que en el blog de otro amigo bloguero al que también visito asiduamente casi siempre me despido de esa forma y, aprovechando que Silvio, te había preguntado por tus ideas políticas pues a mí me apeteció manifestar mi apoyo a una República. Espero que eso no te cree ningún problema, si es así dímelo y no volverá a suceder o sucederá más a menudo, jajaja.

Saludos asépticos, Montse

Anónimo dijo...

Tampoco habla nunca Andrés de sexualidad...

jane dijo...

Cielos, cómo está ese subconsciente... Yo tampoco he soñado con el Instituto desde que me jubilé. Anoche mismo soñé que me iba a comprar un terreno en Francia y me pasé toda la noche hablando en francés por teléfono(yo, que apenas lo chapurreo). Me acuerdo que le oí decir a la señora que me iba a vender el terreno (por 120.000 euros)que era un foret. Y yo le decía"¿Un foret? ¡No me diga!".
Que tengas dulces sueños.

El Cizaña dijo...

Andrés, estoy viendo que tienes a muchos anónimos realmente decepcionados...

Tienes que esforzarte más en satisfacer los gustos de todos. Sobretodo ahora que esto se ha convertido en una nueva red social en lugar de un blog.

Aprovecho la coyuntura para exigir humildemente que hables un poco de fútbol.

Es que ya está bien, hombre.

Andriu dijo...

Montse: pues será cosa sólo de profes inseguros o vergonzosos. Lo de preguntarte por el saludo no iba con segundas: mera curiosidad intelectual. Simplemente nunca lo has utilizado aquí y quise saber si había algún motivo para hacerlo. Me sumo a tu republicanismo, por cierto.

Anónimo: ¿qué quieres que te cuente?

Jane: para tratarse de un bosque lo encuentro "très bien marché".

Cizañas: sabes aquellas cosas por las que siento verdadera pasión sólo las mento en este blog muy indirectamente. Mis reseñas (interruptus) sobre el libro de Verdú, "El planeta americano", esconden de modo críptico una apología del sadomasoquismo y la zoofilia (con gatos, of course) y que todos mis posts sobre los gansitos son una alabanza encubierta y velada al deporte de Sanchís, Hugo Sánchez, Santillana y por supuesto Quini, Corbalán, Rominguer y Steve Wonder. Con mi resistencias a hablar directamente de fútbol el As, el Marca y todo el periodismo deportivo se pierden un diamante en bruto (jajajaja...).

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Nunca hablas de si estás casado, soltero, buscando, encontrando... gay... Nose... Reflexiones contra viento y marea..

Andriu dijo...

Anónimo: no sé, quizás es que esto funciona más como blog personal que como página de contactos. De todas formas, si lees con detenimiento los posts creo que todas estas preguntas sobran. Está bastante claro que soy un homosexual casado al que le gusta la zoofilia con toda clase de mamíferos y aves: ¿te atreves? Quizás podamos.