sábado, 24 de octubre de 2009

Regreso repentino

Andriu, hay que ver todo lo que se están metiendo tus comentadores por mi culpa. Ojalá no me cojás rencor a mí por todo esto. Por si acaso, para que vos nos os enfadés conmigo, haré un punto y aparte...

Por cierto, vos no dijiste nada acerca de centrar las fotos, así que me he tomado la libertad de publicar esta de nuevo a la izquierda. (¿sos de izquierda? Nunca hablás de política en el blog, creo).

Respecto a tu mail, perdoname, tardé mucho en responderte. Ya viste que no me molestó nada todo lo que me decís. Me parece normal que querás conservar cierta unidad formal en tu blog. Como pintor y muralista que soy lo entiendo perfectamente. Pero ya que todo lo que me escribiste no son más que sugerencias haré uso de mi libertad cuando lo crea oportuno. Trabajemos en equipo, pues, como decís.

Pero antes de nada me gustaría explicar por qué en tan poco tiempo he decidido no volver a escribir y ahora recién rectifico:

Acudo desde hace dos años al psicólogo, dos veces por semana. En la sesión del miércoles le conté a Alfredo que había empezado a escribir en un blog y le conté toda la historia del teléfono móvil en el Templo de Debod. Alfredo siempre me dice que escriba, que escriba, que escriba, que escriba todo lo que me pasa y todo lo que ocurre en mi cabeza. Me ha dado un cuaderno de tapas negras y duras: "Llévalo a todas partes, Silvio, conviértelo en tu amigo y confidente" -me dijo.

A mí me aburre un poco escribir tanto, prefiero pintar. A veces no se me ocurre ya que contar. Lo que hago durante el día me resulta aburrido y monótono. De repente sin darme cuenta me he puesto a dibujar, a llenar de dibujos el cuaderno... o de rayones. Luego Alfredo revisa en silencio mi cuaderno, repasa lo que he hecho en los últimos días, lo que "he avanzado", y me mira con ese gesto de profesor decepcionado y a mí se me cae el mundo encima.

Pero después de escribir mi primer texto aquí me sentí eufórico, pletórico, radiante. No sé si me entendés. Era casi como pintar un gran mural, de esos que se alzan sobre los tejados y que todo el mundo puede ver y contemplar y admirar.

Pero a Alfredo no le gustó la idea. Me pidió la dirección del blog y me dijo que él tenía que supervisar lo que yo escribiera y que no era conveniente que hubiera tanta gente opinando e influyendo en lo que yo contara o dejara de contara. Se refería a todos los comentadores, a ustedes. Alguien habló de "presión mediática", pues eso.

Le dije a Alfredo: "Estate quieto, no voy a escribir más, ya está, sólo fue un texto y muy cortito". Lo hablé con Valeria y ella me dijo lo mismo, que obedeciera a mi psicólogo. Así que por eso escribí ese texto de despedida.

Pero he seguido visitando el blog, "desde la sombra", cuando Valeria se hallaba en el laburo, como ahora. He estado leyendo los comentarios que pedían "Vuelve Silvio", "Arriba Silvio, abajo Andriu, dictador". He sentido otra vez ese fuego en el estómago. Y sobre todo: no he escrito nada de esto en el cuaderno de tapas negras.

Porque donde me dan ganas de escribir es aquí y no en el cuaderno negro. No sé si debería por lo menos contárselo a Valeria. No todavía. Voy a esperar un poco antes de decírselo...




12 comentarios:

Jueves dijo...

Me uno a tus ganas... ¡Es que dan unas ganitas de meterle mano al blog!... ;)

Para Andrew: sí, ¡vivo en Madrid! Ahora tú también, ¿no?

¡Gracias a los dos!

Montse dijo...

Silvio!!! Qué alegría verte por aquí de nuevo!!! No le hagas caso a tu psicólogo, en el fondo lo que quiere es enterarse de todo. Si a ti te hace feliz escribir aquí escribe y no te preocupes por las críticas. En el fondo, somos todos unos lobitos tiernos, las apariencias engañan. Te diré una cosa, creo que la mayoría por no decir todos, ya te hemos cogido cariño y desde el cariño todo es más llevadero. Por encima de todo, te queremos, así que siéntete seguro y escribe por favor que estamos deseosos de leerte. Debes ser un tipo genial, lo del móvil no lo hace cualquiera, así que no te vayas Silvio, no te vayas.

Eso sí, creo que poco a poco deberías ir informando a Valeria, no sé, si no quizá se pueda sentir engañada. Pero tú verás, es tu decisión.

Un abrazo Silvio y no nos abandones.

Montse

Yaiza dijo...

Qué alegría encontrarte por aquí de nuevo, Silvio.

Respecto a la conveniencia o no de escribir en el blog...No soy capaz de darte ningún consejo. No te conozco, no soy psicóloga, así que haz lo que sea lo mejor para ti.

Me ha gustado que te tomes tus libertades.
Un saludo.

Y.

Andriu dijo...

Silvio: me alegro que hayas regresado y que no te tomaras a mal mis manías y caprichos. No obstante, me inquieta un poco el que este blog se convierta en cómplice involuntario de un acto de desacato al tratamiento psicólogico de un profesional de la medicina. No sé, quizás peco de escrupuloso y timorato, pero imagino que entiendes a lo que me refiero: la decisión de desobedecer a tu psicólogo es tuya, personal e intransferible, pero yo al mantener tus derechos de edición te facilito el instrumento para ello. No sé, no sé... Me gustaría leer lo que opina el resto de "comentadores", como tú los (nos) llamas.

Andriu dijo...

Jueves: si me ves tú puedes reconocerme y pararme por la calle. Yo a ti no. ;(

Montse: entiende que al ser el autor del blog me cueste ser tan efusivo a la hora de animar a Silvio a participar.

Yaiza: idem.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Para mi, el blog debe ser personal. La historia de silvio: me parece genial su comportamiento con la devolucion del telefono, es logico que Andriu lo cuente en el blog, tmbien que Andriu le hablara de su blog, que silvio hiciera sus comentarios en el blog, pero no me parece que tenga que ser coautor del blog o como se llame.
Simplemente este blog esta concebido como un blog personal, hay otros que son de grupo, o de dos personas, o de amigos. Me parece que no es este el caso.
Un saludo a todos los comentaristas y sin animo de polemizar, es simplemente mi humilde opinion.
Octubre

Chelucana dijo...

Lombardi, no te desprendas de la Moleskine. Uno no lleva el portatil en el bolsillo a todas horas. Y como le digo a tu Sosias, escribe, no dejes de escribir, mientras él fotografía.

ƃuǝıq ǝuǝıʌ ǝl oʌıʇɐǝɹɔ uǝpɹosǝp oʇɹǝıɔ un ,ƃolq ǝʇsǝ ɐqıɹɹɐ sɐʇɐd uod

Y ché, pibe, vos no tenés psicólogo, sino psicoterapeuta o psicoanalista, no más.

Jueves, ¿sabes que te esperábamos en nuestra quedada en Madrid?

Saludos a tod@s

Pedro Villarrubia dijo...

Bueno… nada permanece…
(salvo la plantilla Rounders4 del blog):D.

Interesante la aportación de Silvio. Siempre me gustó la buena gente Argentina (no sé si fue Mafalda, Nacha, les Luthiers,…) a veces se me escapa un falsete de acento porteño y mi hija me pide "¡papá, háblame argentino…!"

No, anónimo, no, Andriu, para mí un blog no "debe" ser personal, ni de un sólo autor, ni tiene por qué tener reglas, ni se desobedece a un psicólogo escribiéndolo.

Y más en un blog intitulado "NaDa PeRmAnEcE". Si la historia es cierta, como si no lo es,(¿importa eso?) este es su sitio.

Así que, bienvenido, amigo Lombardi, y mientras, "silviea" lo que puedas, vive, comparte, escribe, y pinta… ¿por qué no?

Anónimo dijo...

Me da un poco de palo decirlo, de hecho pensaba no manifestarme, pero ante el "Me gustaría leer lo que opina el resto de "comentadores" comento que yo me posiciono más cerca de octubre.
Pero bueno, que encantada en cualquier caso...
Un abrazo,
Rbc

Lombardi dijo...

Entiendo lo que decís, Andriu. Esperá un poco por favor, dame tiempo.

Saludo a todos.

Santi dijo...

Estoy con aquellos que abogan por que la mezcla siempre es buena, está bien tenerte por aquí un tiempo o lo que tenga que ser. Respecto a si escribir o no...lo importante es que escribas y si en el cuaderno de tapas negras no lo hacias...pues, saca conclusiones...aunque todo depende de el porqué vas al psicólogo...cosas que solo sabes tu. Un abrazo.

Andriu dijo...

Muchas gracias, Octubre, Chelucana, Pedro, Rbc y Santi, por dar sus respectivos puntos de vista; me ayudan a pensar.

Le he escrito a Silvio algunas de mis dudas, pero no me ha respondido.

Lo cierto es que todo esto es un poco raro.

Aunque también es cierto que siento cierta curiosidad y fascinación por lo raro.

Asi que, Mr. Lombardi, esperaré como dices, un poco, a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. He estado hablando con Santi hace un rato y me ha recomendado eso también.

Un abrazo.