miércoles, 21 de octubre de 2009

VeNdO SuEñOs.2


Todo empezó con una carrera por Madrid.

Zas, zas, zas -rozaba la tela de mis bermudas a cada zancada.

No había salido a correr, sino que tenía que llegar al Templo de Debod antes de que anocheciera.

Flap, flap, flap
-sonaban mis tenis al golpear el pavimento de las aceras.

Había visto las últimas tardes unas puestas de sol increíbles desde allí pero no había llevado la cámara.

Llevaba dos semanas sacando fotografías de todo tipo, algunas de ellas un poco tontas, así que me dije que ya era hora de inmortalizar un atardecer desde el Templo de Debod.

Seguí corriendo hacia el oeste.



Frente a un paso de pearones me paré.

La calle Princesa era un río imposible de cruzar en ese momento: un tráfico denso de coches la atravesaba sin tregua.

Había una chica a mi lado y enseñándole la foto le pregunté:

-¿Adivinas lo que es?

Tuvo que pensarlo un rato pero acertó:

-Parece un semáforo en verde.

No suelo hacerle estas preguntas a desconocidos pero esa tarde andaba un poco eufórico.


-¿Y en ésta que ves?

-Un semáforo en rojo, ésta es muy fácil -me dijo, algo divertida.

La noche anterior había visto el video del argentino vendedor de sueños que me recomendaba Carse en un comentario.

El argentino, en el video, recorría las calles de Buenos Aires y se dirigía a los tristes y apáticos rostros que poblaban los transportes públicos de esa gran ciudad y les ofrecía alegría, optimismo, humor y el cumplimiento de un sueño.

Creo que inconscientemente andaba yo esa tarde contagiado de la dicha de aquel cortometraje y veía detrás de cada mirada y cada rostro un sueño, un anhelo, una felicidad oculta que habría de manifestarse con tan solo rascar un poco.

Cambió el semáforo de color y crucé el paso de cebras corriendo hacia el atardecer en fuga.



Y llegué a tiempo, más o menos.



Piedra, cielo, agua, luz, tiempo...

En una esquina varias personas sacaban la misma foto, como en un museo.



Alguién dijo:

-Joder, aquí cualquiera saca buenas fotos.

Y era verdad.



Me relajé a medida que iba sacando instantáneas, casi nocturnas.

El disco solar se había esfumado pero todavía el cielo mostraba unos colores cálidos que cambiaban por segundos.



Pero entonces me palpé el bolsillo del suéter y noté una ausencia.

Revisé los bolsillos laterales de las bermudas: tampoco.

-Nooooooo -pensé, intentando mantener la calma.

-No puedo haberlo perdido mientras corría -me dije, contra toda evidencia.

Pero era justamente eso lo que había ocurrido:

¡Había perdido el móvil!

Empecé a auscultar el suelo, a volver a cada uno de los sitios del parque en los que me había parado a sacar fotos.

Rehice el camino mientras pensaba en la ingente libreta de direcciones que acababa de perder para siempre.

Pensé en todas aquellas personas de las que sólo tenía eso: un número de teléfono.

Seguí buscando mientras me hacía a la idea de que aquello era una despedida de todas esas personas.

La vida estaba llena de despedidas, ésta era una más simplemente.



Volví a casa desandando el camino que me había llevado a casa.

Rumiaba mi rabia y me lamentaba de lo grande que se me antojaba entonces esta ciudad llena de gentes y de rincones insospechados en los que podría haber caído mi móvil.

Y me acordé de aquel otro móvil que encontramos una noche de marcha en Fariones...

Recuerdo que estábamos ya un poco borrachos y marcamos los números que aparecían como llamadas recientes:

-Wanchis, fanchis, wonch...

Aquello debía de ser inglés pero yo no había estado en Texas todavía y al otro lado de la línea habían bebido todavía más que yo.

Conseguimos no obstante hablar con una amiga de la dueña del móvil a la que se entendía un poco mejor.

La dueña del teléfono estaba muy perjudicada.

Le di mi número y mis señas y le dije que viniera a recogerlo cuando quisiera.

Mientras el Cizañas y yo leímos todos los sms del móvil y nos inventamos a partir de aquellos mensajes una novela:

-¡La chica era una auténtica psicópata!

Pero esto es ya otra historia: a los dos días la guiri y su amigo se acercaron a La Caleta para recuperar el móvil. No pude aceptar la botella de vino que me trajeron como agradecimiento, pues aparte de violar su intimidad nos habíamos dedicado a sacar fotos chorras con su móvil y no las habíamos borrado. He de reconocerlo: me encantan este tipo de gamberradas surrealistas.

El caso es que ahora estaba yo del otro lado, aquí en Madrid.

Quise que alguien encontrara mi móvil, que alguien leyera todos mis sms e inventara a partir de ellos una novela y que esa misma persona me devolviera el teléfono con la memoria llena de fotos surrealistas.

Pero todo esto era improbable: mi móvil llevaba unos meses fallándome, apagándose sin previo aviso, al menor golpe, difícilmente habría aguantado encendido tras la caída desde el bolsillo de mi suéter.

Había no obstante que intentarlo:

Me dirigí a unas chicas que estaban apoyadas en la boca de metro de Ventura Rodríguez y les conté la historia:

-Sólo les pido llamar a mi móvil para ver si da tono.

Con cierta desconfiaza accedió una de ellas a hacerme el favor: marcó ella el número que yo le dicté, sin atreverse a dejarme a mí su teléfono.

-Da señal -me dijo.

(Uff, bien, menos mal, vamos, vamos, suena, sigue sonando)

-Alguien lo ha cogido -
y me dejó acercarme al auricular, mas sin soltar ella su móvil.

(Milagro, milagro, Dios existe y es grande y bueno)

-Alo ¿vos sos Andrés, el dueño del móvil?

-Sí, soy yo, uff, menos mal que alguien lo ha encontrado ¿por dónde está usted?

-Yo estoy en el Templo de Debod, acabo de hablar con su madre...

(Doble seis, doble seis...)

-Muchisimas gracias, no me lo puedo creer, menos mal que hay gente como usted... Ahora mismo estoy allí, en cuatro minutos, llego enseguida -le dije, eufórico y acelerado- Le tengo que contar el corto que vi anoche sobre un argentino que... porque usted es argentino ¿no?... Bueno, ahora mismito llego allí y le cuento en persona -y acordamos vernos en la esquina del Templo desde el que todo el mundo saca las fotos.

Le agradecí la ayuda a las chicas, que se quedaron atónitas, y salí corriendo nuevamente.

Allí en el lugar acordado estaba Silvio, con una chica.

-Andrés ¿verdad?

-... Síii... -contesté jadeando, sin aire en los pulmones casi- ...llegué lo antes que pude.

Me explicó que habían estado mirando la libreta de direcciones hasta encontrar "Casa". Les había salido una señora que les había dicho que ella no había perdido ningún móvil. Mi madre tenía el suyo delante mientras contestaba por el fijo y no sabía que la llamaban desde Madrid. Tampoco cayó en que mi hermano y yo también tenemos el número de "Casa" en la agenda telefónica.

Silvio y la chica llamaron entonces -al azar intuyo- a mi prima Fátima, que al ver en la pantalla mi nombre pudo comprender de golpe lo que había ocurrido.

Fátima llamó a mi madre pero para entonces yo ya había localizado a Silvio:

-Oigan, se los agradezco infinitamente ¿qué puedo hacer por ustedes? Lo que quieran, en serio, les invito a una copa, a un café, tomen -dije, sacando un billete del bolsillo, aunque medio avergonzado.

Ellos supieron mantenerse en su sitio:

-¿Cómo era esa historia del argentino? -me preguntaron.

Les conté con más detalle el contenido del corto. Entonces me acordé de aquella canción de Sabina, en que como agradecimiento a los rateros con los que pasa la noche les dedica una canción. Y les dije:

-Aunque sea, aceptarán que les dedique unas palabras de gratitud. Busquen en Google "Nada permanece". Les saldrá mi blog, voy a dedicarles un post y me encantaría que lo leyesen.

Se sonrieron los dos con cierta complicidad. Yo me sentí un poco tonto, o loco. Pero estaba feliz. Y escribiría ese post, lo leyeran ellos o no.

Pero antes de poder escribirlo, el viernes muy de mañana, justo antes de coger el AVE a Barcelona, encendí el ordenador, abrí mi correo y leí el siguiente mail:

"Hola Andrés. Soy Silvio, ayer te devolví el móvil, supongo que no lo has olvidado, se te veía muy contento y nos contaste eso del tipo que vende sueños en el colectivo. Por cierto, no lo he encontrado el corto en Youtube, como me dijiste. Encontré tu dirección de mail en el blog tuyo. Te escribo por lo siguiente: he cambiado de opinión. He estado echando un vistazo a tu blog y he decidido que sí, que acepto ese contrafavor que tan amablemente nos ofreciste a Valeria y a mí. Sería para mí estupendo que me dejases escribir en tu blog por un tiempo, no sé, un par de meses. Ya te contaré, me han recomendado que escriba y creo que aquí el destino me manda una señal. Espero que no consideres que abuso por esta petición, pero ya que dijiste que harías por nosotros lo que quisiéramos entiendo que aceptarás gustoso. Si no quieres sabré entenderlo, espero tu respuesta"

Me fui a Barcelona sin responder el mail del argentino, de Silvio. Necesitaba meditar su propuesta.

Pero al final, sopesando pros y contras, decidí aceptar.

Anoche lo invité, como administrador del blog, a participar en calidad de autor, explicándole lo que tenía que hacer: abrirse una cuenta en gmail, crearse un perfil, etc.

No sospeché que a la mañana siguiente se habría estrenado ya con dos posts o, bueno, uno y medio.

¡Bienvenido Silvio, espero que te hayas sentido a gusto!



En cuanto a la prueba de agudeza visual, ya ven el resultado:

Cuando la luz roja de un semáforo se mezcla, en un collage, con la luz verde se obtiene una miríada impresionante e inimaginable de objetos:

Una bolsa de la compra, una manta, un pájaro, un fragmento fotográfico de la pluma del ave Simurgh, una cortina de cuentas y hasta unas cholas de levantar...



17 comentarios:

Montse dijo...

Yo alucino, autoficción?, autobiografía?, ciencia-ficción?, imaginación?, felicidad?, locura?, en definitiva, vida?

Como dirían mis alumnos y alumnas "¡Lo flipas1", me dejan tan boquiabierta que no me sale ni preguntar y mira que eso en mí es raro, jejeje.

Aquí seguiré enganchada a estas historias que ya no sé ni qué son ni quién las escribe.

Un abrazo, Montse

Carse dijo...

Te lo he dicho mil veces: escribe u libro.

MARONINI dijo...

Cuando te escribí el otro día que a qué te dedicabas no pensé que la respuesta sería: correr detrás de los atardeceres. Aunque uno de ti se podría imaginar algo así ;-)

No sé si te has sacado de la manga un doble con acento argentino, pero sea como fuere, te has currado el nudo y el desenlace, así que a gusto leeré lo que a bien tenga escribir el amigo Silvio.

Besos desde Lanzarote

Andriu dijo...

Montse, Maronini: deduzco por esos comentarios que piensan que lo de Silvio es un invento mío. En fin, que decir. Supongo que esto es un poco como la historia de Pedro y el lobo. Silvio, manifiéstate. Creo que e contado las cosas tal cual fueron, corrígeme si me equivoco.

Carse: en ello estamos.

Un abrazo.

Chelucana dijo...

Yo también alucino @_@ Y tú, t'aslucido. Escribe, donde sea, pero escribe.

Dracón el filósofo dijo...

¿Eingggggg????? ¿¿¿¿¿Me han teletransportado a un universo paralelo sin darme cuenta???

la historia aquí narrada es surrealista. Aun así, siempre alegra saber que queda gente como Silvio (al que por cierto damos la bienvenida al blog) que se encuentran algo ajeno, y en vez de apropiárselo, lo devuelven a su legítimo propietario

Ay, Andriu, y tu dedicándote a hacer el chorra con el móvil de otro. Se te disculpa que ibas como una cuba (al menos por lo que cuentas)...

Espero que sigas entrenándote al trivial...

Dracón de Salander-Doofenshmirtz

El Cizaña dijo...

Vaya aventuras, Flanagan!

Silvio, ten cuidado por aquí porque a veces la audiencia dispara dardos envenenados... Bienvenido

Anónimo dijo...

JO-DER, ya no sé si pensar si estás en Madrid o en Praga (kafkiano 100%), o mejor aún, en Cuarto Milenio, donde los episodios fantásticos y misteriosos se suceden...
O quizás vas más colocao que el empanao de Melendi ;), en cuyo caso, que rule por favor, que las secuelas parecen creativas.

Bueno, la verdad es que cuando ayer leí la intervención de Silvio me contuve las ganas de poner un comentario desabrido tal que(¿¡qué cojones?!), pero supongo que ahora me toca rectificar. Oye Ciñazas, no le metas canguelo que aquí todos somos almas cándidas y no creo yo que se pueda quejar de la acogida.

Rbc

Montse dijo...

Rbc, seamos sinceras, cándidas, cándidas no somos mucho, jajajaja.

¡Ay el Silvio, no le queda ni na' que pasar!

Saludos para todas las almas (sean o no cándidas) que se pasan por aquí.

Montse

Naty dijo...

Osea que, de momento, ya has vendido un sueño a Silvio.

Será que el aceptó recompensa porque no llegó a leer los sms de tu móvil? y luego vas y le haces autor de tu blog, que igual hasta tiene más info personal que tu móvil!...no entiendo nada, pero es muy raro, fantástico y bueno.

saludos

X dijo...

Ya sabes, Silvio:
Si no creyera en la locura de la garganta del sinsonte...
http://www.youtube.com/watch?v=7mA7uyivl6E&feature=player_embedded
SalU2

Andriu dijo...

He de reconocer que a mí es al primero al que me sorprende todo esto. Y me produce, por cierto, una sensación ambivalente. Aunque supongo que todavía es pronto, supongo, para sensaciones...

Lo cierto es que por una parte me deja descolocado esto de perder parte del control de mi blog personal. Me siento un poco vulnerable.

Pero por otra parte me produce bastante intriga y curiosidad y me parece que puede ser interesante la experiencia. Además, se siente uno a gusto desde este lado, el del lector y comentador. Por una vez no es a uno mismo al que juzgan, analizan y psicoanalizan.

Silvio: ¡valor!

pd: por cierto, "almas cándidas", no me lo apabullen, que no queremos que se nos asuste.

Un abrazo.

MARONINI dijo...

Supongo que era tan raro que tenía que ser cierto, pero no nos despistemos, almas cándidas, al que se relajan se la pegan.

Besos

Andriu dijo...

Qué perro viejo estás hecha...

;)

Jueves dijo...

¿¡En Madrid!? Yo también lo flipo...
Inevitablemente, te leo y te releo y vuelto a disfrutar.
¡Ay si te encuentro en algún atardecer!...
Cómo me gustas, muchacho... :)

Ricardo, o El Otro. dijo...

Jó, Andriu, las cosas que están pasando... Fíjate que alguien ha secuestrado hace poco mi clave de wordpress, ha entrado y ha escrito con mi nombre un artículo sobre Educación y Competencias Básicas que está trayendo mucha cola. Contesta a los comentaristas y sigue publicando con mi nombre. Para colmo, ha bloqueado mi IP para que no pueda hacer comentarios y cambiado el usuario y contraseña para que yo no pueda entrar. Al principio me cabreé un montón e iba a poner una denuncia en toda regla, pero el tío lo está haciendo tan bien que he pensado que de este modo me quita a mí el trabajo, así que estoy muy calladito viendo cómo se desarrollan los acontecimientos. Ahora, por las tardes tengo más tiempo para mí y me estoy dedicando a dibujar cómics, mi gran afición de otros tiempos. Por cierto, ¿cuál de los dos será el que escribe este comentario? Un abrazo.

Andriu dijo...

Jueves: ¿también vives en Madrid?

Ricardo, o El Otro: no sé a cuál le tengo más miedo de los dos.

Un abrazo.